Solicitan a las Naciones Unidas y sus estados miembros a reconocer que Israel es un estado de Apartheid

El Instituto de Estudios de Derechos Humanos de El Cairo (CIHRS) emitió una declaración conjunta en nombre de 114 organizaciones palestinas, regionales e internacionales de la sociedad civil, en la que envió un firme mensaje a los Estados miembros de las Naciones Unidas en el sentido de que ha llegado el momento de reconocer el establecimiento y la perpetuación por parte de Israel de un régimen de Apartheid sobre el pueblo palestino en su conjunto, incluyendo los palestinos a ambos lados de la Línea Verde y los refugiados y exiliados palestinos en el extranjero.

“La sociedad civil de todo el mundo ha afirmado rotundamente su apoyo a los derechos inalienables del pueblo palestino y su búsqueda de la justicia y la responsabilidad internacionales. Sólo reconociendo la realidad del régimen de apartheid de Israel podremos empezar a trabajar juntos para superar el Apartheid en el siglo XXI”, dijo Elizabeth Rghebi, investigadora del CIHRS.

Pronunciada durante el 43º período ordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en relación con el tema 9, que aborda cuestiones de racismo, discriminación racial y xenofobia, la declaración conjunta reiteró el persistente fracaso de terceros Estados para poner fin a la impunidad de Israel.

A partir del 1 de julio de 2020, el gobierno israelí se dispone a avanzar en sus planes de anexionar ilegalmente grandes partes de la Cisjordania ocupada, lo que afianzará aún más el régimen de Apartheid de Israel de dominación y opresión racial sistemática sobre el pueblo palestino.

A medida que se avecina la anexión, 47 expertos en Derecho internacional de la ONU han advertido que “la mañana siguiente a la anexión sería la cristalización de una realidad ya injusta: dos pueblos que viven en el mismo espacio, gobernados por el mismo Estado, pero con derechos profundamente desiguales. Esta es una visión de un Apartheid del siglo XXI”.

En consecuencia, las organizaciones pidieron la reconstitución del Comité Especial de las Naciones Unidas contra el Apartheid y el Centro de las Naciones Unidas contra el Apartheid como pasos críticos para poner fin a la impunidad institucionalizada de Israel y al régimen de Apartheid.

Estos mecanismos servirían como una vía importante para vigilar las violaciones generalizadas y sistemáticas de los derechos humanos por parte de Israel contra el pueblo palestino y garantizar que los terceros Estados cumplan con su responsabilidad en virtud del derecho internacional de no ayudar o asistir en el mantenimiento del régimen de apartheid de Israel y de cooperar para poner fin al apartheid bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

Además, las organizaciones pidieron a los Estados miembros de las Naciones Unidas que hicieran suyas las observaciones finales del Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial de diciembre de 2019, en las que se reconocía, por primera vez, el efecto desproporcionado de las políticas y prácticas israelíes de segregación racial y apartheid en los palestinos a ambos lados de la Línea Verde.

Esto se produjo después de la presentación de un amplio informe conjunto paralelo al Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial por organizaciones palestinas, regionales e internacionales de la sociedad civil, en el que se detallaba el establecimiento y mantenimiento por parte de Israel de un régimen de Apartheid sobre todos los palestinos.

Países como Sudáfrica, Namibia y Pakistán expresaron su preocupación por el Apartheid israelí durante el 43º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos. En una declaración en relación con el tema 7 de la agenda -sobre la situación de los Derechos Humanos en Palestina y otros Territorios Palestinos Ocupados-, Sudáfrica dijo que “mi delegación expresó el año pasado su preocupación por la posibilidad de que se anexionara el territorio palestino.

El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial concluyó en sus observaciones de diciembre de 2019 que la fragmentación estratégica del pueblo palestino formaba parte de una política y una práctica de segregación y Apartheid. La anexión sería otro ejemplo más de la completa impunidad que se burla de este Consejo y que violaría gravemente el derecho internacional”.

Pakistán subrayó por su parte, el derecho a la libre determinación como un Derecho Humano fundamental de las personas que se encuentran bajo ocupación extranjera ilegal o dominación extranjera, un derecho del que los palestinos y millones de personas de otros lugares siguen siendo privados década tras década: “Durante los últimos 70 años, los palestinos han sido expulsados de sus hogares y de su patria, ocupados militarmente y obligados a vivir en condiciones parecidas al Apartheid”.

Durante el debate general en relación con el tema 9, Namibia estableció un paralelismo con su propia experiencia histórica bajo la ocupación y el apartheid, y dijo: “Seguimos empeñados en que se intensifiquen las medidas concretas para la eliminación del racismo, la discriminación racial y las formas conexas de intolerancia en todo el mundo, incluidas las sometidas a ocupación extranjera, como el Sáhara Occidental y Palestina”.

“Ayer, Sudáfrica y Namibia, países que superaron el Apartheid, se pronunciaron contra el régimen de Israel y denunciaron las violaciones generalizadas y sistemáticas de los Derechos Humanos cometidas contra el pueblo palestino. Reconocen el Apartheid cuando lo ven. Hacemos un llamamiento a todos los Estados miembros de las Naciones Unidas para que sigan el ejemplo de Sudáfrica y Namibia y adopten una postura valiente contra el apartheid israelí impuesto al pueblo palestino en su conjunto y trabajen para poner fin a esta injusticia”, dijo Rania Muhareb, investigadora jurídica y oficial de promoción de la organización palestina de Derechos Humanos Al Haq.

Fuente: Al Haq