Parlamento austriaco aprueba por unanimidad una resolución contra el BDS

El Parlamento austriaco aprobó hoy jueves (27/2/2020) por unanimidad una resolución que rechaza el Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS).

La aprobación de la moción, hecha por el ex canciller de Austria y jefe del Partido Popular Austriaco de centro-derecha, Sebastian Kurz, deja la puerta abierta a la crítica basada en hechos de las acciones individuales de Israel, pero subraya que el derecho del país a existir no es negociable.

Con la resolución ahora aprobada como ley, se supone que el gobierno austriaco debe retener los fondos federales y evitar la cooperación con organizaciones e individuos “antisemitas”, incluyendo a los defensores del BDS.

Martin Endelberg, un legislador del Partido Popular Austriaco, tweeteó que la votación fue “una fuerte y simbólica declaración del Parlamento Austriaco contra el “antisemitismo” y el “antisionismo”.

El ministro de Relaciones Exteriores israelí, Yisrael Katz, aplaudió la medida como una “declaración decisiva” que podría servir de ejemplo a otras naciones europeas y al mundo.

BDS ES UN MOVIMIENTO PACIFISTA

BDS es un movimiento global por los derechos humanos palestinos, que se opone – con medios no violentos – a los crímenes de guerra y los abusos de los derechos humanos que comete Israel.

Similar al movimiento internacional que ayudó a terminar con el apartheid en Sudáfrica, lleva a cabo campañas pacíficas para el boicot, desinversión y sanciones (BDS) frente a instituciones y corporaciones, israelíes o internacionales, así como gobiernos, que ayudan o lo permiten.

El movimiento BDS busca que Israel cumpla con el Derecho Internacional retirándose de los territorios ocupados, permitiendo el regreso de los refugiados palestinos y dando igualdad de derechos a todos sus habitantes.

CRITICAR LAS POLÍTICAS ISRAELÍES, ¿ES “INCITAR AL ODIO”?

Calificar como “antisemitismo” o “incitación al odio” a quienes denuncian la violación de los derechos del pueblo palestino, se ha transformado en un arma política para acallar a quienes se atreven a criticar a Israel, tratando de ocultar la cruenta, ilegal e interminable ocupación de Palestina. Resulta sorprendente que se pretenda equiparar una solicitud de respeto al Derecho Internacional con manifestaciones de odio, a menos que se esté postulando que Israel debe estar exento de su cumplimiento.

Cada vez más, valiosas voces judías se manifiestan contrarias a la ocupación israelí en Palestina, llamando a que Israel acate el orden jurídico internacional y ponga fin a su ocupación y colonización en territorios palestinos. Según el criterio que se nos pretende imponer, ellas también incurrirían en “antisemitismo”.

Resulta muy importante distinguir entre la hostilidad o los prejuicios contra los judíos por un lado y las críticas legítimas a las políticas israelíes y el sistema de injusticia, por el otro. En ningún caso se puede pretender hacer equivalentes las críticas legítimas a Israel y la defensa de los derechos palestinos, con antisemitismo o como incitación al odio. Esta equivalencia socava tanto la lucha palestina por la libertad, la justicia y la igualdad, como la lucha global contra el antisemitismo.

Fuente: 24 News / Comunidad Palestina de Chile