Palestina en notas musicales

“La música, como todas las demás manifestaciones culturales y artísticas del pueblo palestino, también es un acto político.”

Una breve historia de la música en Palestina

Para algunos palestinos en la diáspora, acercarse a Palestina puede resultar complejo. Muchos, quizá, se sienten distantes, como si el pasado de sus ancestros migrantes no fuera su mismo pasado. Varias generaciones han nacido y crecido escuchando y aprendiendo a disfrutar géneros musicales “occidentales”. La música árabe tradicional entonces puede sonar pesada, lejana, incomprensible o tediosa.

En muchos casos, el idioma árabe no fue transmitido ni aprendido por las generaciones nacidas en las Américas. De esta forma, los sentimientos que buscan transmitir las melodías árabes, se pierden en la traducción. En otras palabras, se deja de sentir; y la música árabe es, ante todo, sentimiento.

Artistas recientes y tradicionales como Rim Banna, Sana Moussa, el Trio Joubran, Amal Murkos y Mohammed Assaf, entre otros, son ídolos sin lugar a duda para los palestinos y piezas fundamentales de su gran universo musical. Sin embargo, a partir del 2000, otros grupos alternativos han explorado diferentes sonidos, géneros y formas de hacer música. Inclusive, han usado otros idiomas para expresar sus a veces controversiales letras.

La política y la protesta social; la colonización de Palestina y la ocupación israelí; la identidad y la migración; la presión y normas sociales convencionales; la situación de los palestinos dentro de Israel; y los amores modernos y otros imposibles, son algunos de los temas que estos nuevos grupos exploran a través de la música.

Estos grupos y solistas son tan diversos como la misma población palestina hoy: algunos viven dentro de Israel, otros en la diáspora, y otros en los territorios ocupados/colonizados. Las experiencias personales, situaciones colectivas, condiciones de vida particulares, y las cuestiones de identidad marcan indiscutiblemente el trabajo sonoro y las propuestas artísticas de estos artistas.

Instrumentos tradicionales como el oud, rababeh, nay, qanoun y mijwez están siendo remplazados en algunos casos, o en otros, integrados y fusionados de forma creativa con instrumentos de otras regiones, para así producir un nuevo lenguaje musical más global y globalizado.

La música tradicional y folclórica de Palestina, y sus himnos populares siguen siendo vitales en la lucha política y para remembrar la patria perdida, bien sea en los campos de refugiados, en la Palestina ocupada o en la Diáspora. Los registros musicales -al igual que la literatura, arte, o los bordados- que atesoramos con orgullo y que datan de antes de 1948, nos indican y dan testimonio fiel de la pujante y dinámica sociedad palestina. Es decir, nos dan prueba de una tierra viva, habitada, con cultura y con identidad -no precisamente una “tierra sin pueblo”. Escuchar “Ala Dalona” y “Zareef At Toul” significa realizar un viaje al pasado, a la Palestina pre-Nakba, a la vida en los campos, en las ciudades, y en los puertos mediterráneos como Yafa.

Las agrupaciones musicales folclóricas y de dabke también fueron protagonistas centrales de la lucha y movimiento nacional palestino a partir de la Guerra de 1967 (Naksa), principalmente en el Golfo pérsico y para audiencias tanto palestinas como árabes en general. En la década de 1980, muchas de las melodías tradicionales se reviven y se les da un renovado tono patriota y nacionalista. Artistas como Ahmed Qabour o los hermanos Rahbani (ambos libaneses), y la agrupación Firqat AlAshiqeen (operando desde Siria) entre otros, apelan a la solidaridad internacional, alzan su voz de protesta mediante sus canciones, y utilizan los versos de Tawfiq Zayyad o Mahmoud Darwish como inspiración para ejercer la resistencia a través de la danza y la música.

Hacer música en Palestina también tiene sus desafíos, a pesar de que la música, y en general la cultura, son formas pacíficas de resistencia. Muchos artistas son censurados, encarcelados o amenazados, y varios eventos culturales cancelados. La movilidad dentro del territorio y hacia afuera del mismo es difícil; y los estudios de grabación y los escenarios para actuar son escasos, y la financiación es a veces precaria. 

El lado alternativo

Generalmente, tendemos a escuchar mucho sobre Palestina, pero muy pocas veces nos damos la oportunidad de escuchar a Palestina a través de sus propias voces. Y qué mejor manera de hacerlo que explorando ese universo musical contemporáneo, crítico, en constante desarrollo, y atento a los aconteceres de la tierra que lo inspira.

El rock, jazz, electrónica, pop, reggae, heavy metal, y rap son algunos de los géneros y estilos que han permeado la música palestina hoy. Una generación de grupos y artistas alternativos han diversificado y aportado al universo musical palestino en décadas recientes una nueva estética, logrando al mismo tiempo llegar a numerosas audiencias internacionales cada vez con más fuerza.

En otras palabras, la música palestina hoy habla en los idiomas musicales del mundo, y en idiomas de la diáspora, pero sin dejar de ser palestina, ya que es precisamente el contenido lo que debe ser escuchado. La resistencia palestina sigue adaptándose y transformándose.  Los artistas palestinos logran superar todo tipo de barreras desde físicas, pasando por fronteras nacionales, hasta condiciones de vida diaspóricas, e inclusive, los cánones de la tradición.

Algunos de estos artistas que merecen nuestra atención (y sin pretender abarcarlos a todos), están: DAM, Apo and the Apostles, 47 Soul, Jowan Safadi, DJ Sama, TootArd, El Container, Bashar Murad, Khalas, Rasha Nahas, El Far3i y Shadia Mansour.

La música tradicional nunca perderá su protagonismo, pues transmite la esencia de la tierra palestina; pero la música contemporánea nos permite medir la temperatura de esa misma tierra, hoy.

Una breve selección de canciones:

DAM:

Min Erhabi

Mali Hurriye

If I Could Go Back In Time

Emta Njawzak Yamma

Johnnie Mashi

Mama, I fell In Love With A Jew

Apo and the Apostles:

Baji Wenek

I left Long Ago

Lina

Fil Zaman

Hala Lala Laya 

Bandora Blues

47 Soul:

Intro to Shamstep

Mo Light

Gamar

Every Land

Don´t Care Where You From

Hold Your Ground

Dabekeeh

Jowan Safadi

Super White Man

Kahraba

To be an Arab

In the arms of the Occupation

Tired

Por: Odette Yidi David