Opinión: Victoria contra el gobierno del Reino Unido es un paso clave para los activistas palestinos, pero queda un largo camino por recorrer

Mientras esperamos las últimas actualizaciones deprimentes diarias de las cifras de muertes por coronavirus, buscamos buenas noticias. Pero eso ha sido particularmente escaso para los palestinos, que han visto la creación de un gobierno israelí que continuará con sus políticas opresivas y actos ilegales, incluyendo el compromiso de anexar amplias franjas de la Ribera Occidental.

Por lo tanto, fue alentador recibir la noticia de que la Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC), que me enorgullece presidir, derrotó al gobierno británico en el Tribunal Supremo en su intento de impedir que los planes de pensiones locales se deshicieran de las empresas cómplices de la ocupación israelí y de la industria de defensa del Reino Unido.

El apoyo ciego a Israel

¿Cuántas veces los palestinos y sus partidarios han podido decir que han derrotado al gobierno británico?

El apoyo ciego de los sucesivos gobiernos británicos, incluyendo el de Boris Johnson, a Israel está bien documentado. Todos los primeros ministros británicos de los últimos años han aclamado en algún momento a Gran Bretaña como amigo de Israel, pero nunca como amigo del pueblo palestino.

El primer ministro británico, Boris Johnson, saluda a Benjamin Netanyahu en el exterior de 10 Downing Street, en el centro de Londres, el 5 de septiembre de 2019.

En la búsqueda de oportunidades comerciales por parte del gobierno británico después del Brexit, Israel estuvo entre los principales países con los que quiso firmar un acuerdo comercial en una etapa temprana. Gran Bretaña también terminó recientemente adhiriendo a las resoluciones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, condenando la ocupación de Israel y la empresa de asentamientos, incluso poniendo al Consejo de Derechos Humanos de la ONU “sobre aviso”.

Gran Bretaña proporciona alguna ayuda a los palestinos y apoya a la Organización de Naciones Unidas para los refugiados palestinos en Medio Oriente (UNRWA), pero nunca ha tomado ninguna medida para que Israel rinda cuentas de sus numerosas infracciones del derecho internacional y del trato opresivo que da a los palestinos.

Recuerden que Gran Bretaña, emitió la Declaración Balfour y luego dejó a los indefensos palestinos solos para enfrentar la creación de Israel en su tierra en 1948.

Gran Bretaña condena repetidamente los asentamientos ilegales, pero no ha tomado ninguna medida para que Israel rinda cuentas. Casi al mismo tiempo, el ministro de Estado para el Oriente Medio y el Norte de África, James Cleverly, advirtió recientemente a Israel contra la anexión de amplias franjas de la Ribera Occidental, pero luego tweeteó las felicitaciones al nuevo gobierno, que está descaradamente comprometido con la anexión.

Hablando con una lengua bífida

Cada vez que Israel ataca a Gaza, Gran Bretaña se pone de su lado, alegando que tiene derecho a la autodefensa. Incluso le vende armas, que no puede garantizar que Israel no use contra los palestinos.

No ve a Israel como un infractor del derecho internacional y un país que ha presidido la ocupación ilegal más larga de la historia, sino como un importante aliado y socio comercial. Johnson, cuando era ministro de asuntos exteriores, se jactó en una visita a Israel de que el Reino Unido era el mayor socio comercial con Israel en la Unión Europea.

Los desafíos legales son arriesgados y costosos, y fue necesario pensar muy cuidadosamente antes de dar este paso.

Confío en que muchos más grupos considerarán que la legislación antiboicot propuesta por el gobierno, restringe su capacidad de hacer campaña de manera efectiva para asegurar que los organismos públicos sean cuestionados.

Tiempo de reflexión

En este contexto, fue particularmente significativo que la respuesta al último intento de Gran Bretaña de proteger a Israel de la presión legítima fuera golpeada y literalmente arrojada fuera de los tribunales.

Es, por supuesto, cierto que esta fue una victoria limitada en los planes de pensiones. No se trataba de proteger el derecho de los partidarios de la justicia a ejercer una presión pacífica sobre Israel a través del BDS de manera amplia.

Aún así, los ministros deberían tomar nota de este fallo y reflexionar sobre el plan del gobierno de obligar a los organismos públicos a evitar los boicots. Mientras que el gobierno afirmará que esto se aplica a todos los países, la fuerza impulsora fue claramente la protección de Israel.

El caso de la PSC fue apoyado por las presentaciones de los Quakers, la Campaña contra el Comercio de Armas y la Guerra, que indicaban que la acción del gobierno era vista como un ataque a la libertad de expresión en general, y no sólo a la cuestión de Palestina.

Los desafíos legales son arriesgados y costosos, y fue necesario pensar con mucho cuidado antes de dar este paso.

Confío en que muchos más grupos considerarán que la legislación antiboicot propuesta por el Gobierno restringe su capacidad de hacer campaña de manera eficaz para garantizar que se impugne a los organismos públicos.

Esto debería, en teoría, hacer más difíciles los planes del gobierno para aprobar la legislación anti-BDS, ya que seguramente la mayoría de los diputados de mente justa considerarían que esto es un exceso del gobierno, principalmente para proteger a Israel.

Palestina y más allá

Sin embargo, fue inquietante ver al secretario de Shadow Communities, Steve Reed, diciendo en una reunión virtual con algunos representantes de la comunidad judía que animaría a los líderes laboristas locales a no apoyar los boicots a Israel.

Esto podría colocar a los nuevos líderes laboristas en apoyo de la legislación anti-BDS propuesta por el gobierno, ya que tienen como objetivo demostrar cómo se está enfrentando de manera sólida al antisemitismo.

Pero esto sería una razón deshonesta para que alguien apoye los esfuerzos del gobierno, que están diseñados para proteger a Israel en lugar de proteger a la comunidad judía del Reino Unido de un real antisemitismo.

De hecho, será un día oscuro cuando Gran Bretaña presente una legislación para limitar los boicots como expresión de desdén por los actos ilegales.

Los partidarios de los derechos humanos en todas partes deben oponerse a todo intento que busque restringir la libertad de expresarse y de denunciar las políticas que violan los derechos humanos y las normas de decencia, y no sólo respecto a Palestina.

Por: Kamel Hawwash, presidente de la Campaña de Solidaridad con Palestina en Reino Unido

Fuente: Middle East Eye