Opinión: ¿Qué significa la bandera Palestina?

Al menos para mí, el efecto de sentimentalismo de cientos de banderas palestinas está empezando a desaparecer, no porque esté acostumbrado a verla, sino porque he encontrado algo más que ha demostrado ser más impresionante e inspirador. Por más que a todos nos encanta mirar un mar de banderas palestinas (sobre todo cuando nuestro “Tino Tino” estuvo participando de las Copas Libertadores y Sudamericana), quiero que desvíen su atención a los que están debajo de las banderas, a quienes representa la bandera.

La primera vez que volví a reorientar mi atención, me sorprendió lo que vi: gente de todos los orígenes y afiliaciones (políticas e ideológicas) con la misma bandera de la misma manera. Es como si la bandera palestina asumiera un nuevo papel y se convirtiera en un símbolo universal de resistencia contra todas las formas de inhumanidad e injusticia.

Para entender mejor la dinámica de la bandera palestina, investigué su historia. Fue entonces cuando tropecé con un extracto de un poema del siglo XIII escrito por Safi Al Din Al Hili, quien escribió sobre los cuatro colores que componen la bandera palestina:

“Blancas son nuestras obras, negras son nuestras batallas,

verdes son nuestros campos, rojas son nuestras espadas”

Aunque poético como suena, no estaba muy convencido. Sus palabras definitivamente identifican aspectos reconocibles de la identidad palestina, pero indudablemente falta algo. Para mí al menos, la bandera representa algo más que un recordatorio de los olivos verdes o las coloridas consecuencias de décadas de batalla.

Más bien, la bandera de Palestina parece unificar a las personas de todos los colores y actitudes en una campaña única, inspiradora y de proyección que exige todo lo que es correcto de todo lo que está mal.

Aunque basé esta conclusión en experiencias personales anteriores con la bandera, quería afirmación, por lo que comencé a preguntar a diferentes personas algo simple: “¿qué significa la bandera Palestina para ti?”

Las respuestas fueron una reafirmación de mi concepto y para resumir la conclusión común de las diferentes personas consultadas, se puede resumir en el siguiente parafraseo: lucha, resistencia y unidad; no solo unidad para el pueblo palestino, sino para personas de todas las razas y religiones, unidas bajo una sola bandera para luchar por lo que es justo.

Observen cómo la respuesta unificada enfatiza la resistencia contra las fuerzas de la inhumanidad representadas por un ente que clama ser “el elegido”. Observen cómo cada individuo que se unifica a esa respuesta anhela liberar a la gente del mundo de la injusticia.

Observen el nivel de esperanza que la bandera infunde en cada colaborador. Y es un verdadero placer, observar la naturaleza universal de la bandera palestina.

Pues muchas de estas personas que consulté no tienen ningún vínculo étnico con Palestina. La mayoría ni siquiera son árabes. Y todos ellos viven fuera de las fronteras de la Palestina natal. Sin embargo, la bandera todavía ondea orgullosamente sobre las cabezas de todos, en solidaridad con los palestinos, así como con la gente del mundo, ustedes y yo incluidos.

En mi búsqueda por “definir” la bandera palestina, he llegado a reconocerla como un símbolo internacional de una lucha interminable por la justicia.

La bandera Palestina no es solo una bandera de moda, es la bandera que unifica los anhelos de justicia y cada uno de nosotros que la porta con orgullo también ha de hacerlo con responsabilidad.

Por: Jorge Elías Omar Troncoso Riadi, profesor de inglés, magister en literatura y lingüística.

Fuente: Comunidad Palestina de Chile