Opinión: Palestina y la Corte Penal Internacional (II): un poco más cerca

Paramédicos llevan a un palestino herido por un francotirador israelí durante la Gran Marcha del Retorno en 2018.

Hace un mes en una columna en este medio, explicamos -en síntesis- que la Corte Penal Internacional (CPI) debía pronunciarse sobre si ésta tenía competencia territorial o no para conocer y juzgar los supuestos crímenes de guerra cometidos por Israel, en contra del pueblo palestino durante la Marcha del Retorno (2018).

Además explicamos que varias organizaciones y Estados parte presentaron informes, dando argumentos en favor y en contra de la competencia del CPI para conocer los mencionados hechos.

Pues bien y luego de haberlos revisado, la fiscal Fatou Bensouda, emitió su opinión el pasado 30 de abril donde ratifica que: (i) existe una base razonable para iniciar una investigación sobre la situación en Palestina en virtud del artículo 53 (1) del Estatuto de Roma, y (ii) que la CPI tiene jurisdicción sobre Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental y Gaza.

Los dos puntos son muy relevantes y vamos a desarrollarlos un poco más.

El artículo 53 (1) del Estatuto dispone que si el fiscal decide iniciar una investigación es porque: (i) hay fundamento razonable para creer que se ha cometido o se está cometiendo crímenes que son de la competencia de la Corte; (ii) el caso es o sería admisible según las reglas de la CPI; y (iii) la investigación sería en interés de la justicia.

Entonces, la fiscal Bensouda confirma que en los territorios ocupados se cometieron o se están cometiendo crímenes de guerra en contra de los palestinos, por lo que le corresponde a la Corte pronunciarse sobre si tiene o no competencia para juzgar estos hechos.

Así, según la fiscal, las circunstancias actuales que se investigan produjeron derechos y obligaciones legales para las víctimas y victimarios que la CPI debe juzgar.

Por otro lado, la fiscal explica que no le corresponde a la CPI definir el límite territorial de Palestina, por lo que su solicitud solamente pretende delimitar la zona territorial donde se puede llevar a cabo sus investigaciones. De hecho, explica, no se requieren fronteras territoriales indiscutibles para que la Corte ejerza su jurisdicción, ni tampoco constituye un pre requisito para entender que Palestina es un Estado.

En el fondo, la fiscal argumenta que -hoy- la CPI pueda determinar el alcance de su jurisdicción territorial, porque puede existir un Estado a pesar de tener conflictos sobre el límite de sus territorios (entre otras razones).

En 4 meses, el panel de tres jueces (Péter Kovács, Marc Perrin de Brichambaut y Reine Alapini Gansou) se debería pronunciar sobre la solicitud de la fiscal y su opinión es un antecedente que se debería tener muy en cuenta. Hay una opción real que la balanza se incline en favor de Palestina.

Estamos más cerca y ahora, a esperar y confiar en la justicia.

Por: Juan Luis Chomali, abogado UC y Máster en Arbitraje Internacional por la Universidad de Paris II.

Fuente: Comunidad Palestina de Chile