Opinión | “Muriendo por pescar”: Cómo la piratería israelí destruyó la próspera industria pesquera de Gaza

El 16 de agosto, la marina israelí declaró el mar de Gaza como zona militar cerrada. Unos días después, un grupo de pescadores de Gaza decidió arriesgarse a pescar a menos de dos o tres millas náuticas de la costa de Gaza. Tan pronto como echaron sus redes, las balas de la marina israelí comenzaron a zumbar a su alrededor.

Poco después del incidente, hablé con uno de estos pescadores. Su nombre es Fathi.

“Mi esposa, mis ocho hijos y yo, todos vivimos de la pesca. La marina israelí nos disparó hoy y nos pidió que abandonáramos el mar. Tuve que regresar a mi familia con las manos vacías, sin pescado para vender y sin nada para dar a mis hijos”, me dijo Fathi.

La historia de este pescador es típica. Según el grupo de derechos israelí B’tselem, “alrededor del 95% de los pescadores de Gaza viven por debajo del umbral de pobreza”.

Los pescadores de Gaza son verdaderos héroes. Contra todo pronóstico, se enfrentan al mar cada día para asegurar la supervivencia de sus familias.

En este escenario, la marina israelí representa a los piratas de hoy en día abriendo fuego contra estos hombres palestinos -y, en algunos casos, mujeres- hundiendo sus barcos a veces y conduciéndolos de vuelta a la orilla. En Gaza, esta ha sido la rutina durante casi 13 años.

Tan pronto como Israel declaró el cierre completo de la zona pesquera de Gaza, impidió que miles de pescadores pudieran mantener a sus familias, destruyendo así otro sector de la diezmada economía de Gaza.

El ejército israelí justificó su acción como una medida de represalia contra los manifestantes palestinos que, según se informó, habían lanzado globos incendiarios contra Israel en los últimos días. La decisión israelí, por lo tanto, puede parecer racional de acuerdo con las deficientes normas del periodismo convencional. Sin embargo, una ligera investigación sobre el tema revela otra dimensión de la historia.

Los manifestantes palestinos, de hecho, han lanzado globos incendiarios a Israel que, según se informa, provocan incendios en algunas zonas agrícolas adyacentes a la Gaza ocupada. Sin embargo, el acto en sí ha sido un desesperado grito de atención.

Gaza está casi completamente sin combustible. El único generador de energía de la Franja se apagó oficialmente el 18 de agosto. El cruce de Karem Abu Salem, que permite que los suministros apenas limitados lleguen a Gaza a través de Israel, también ha sido cerrado por una orden militar israelí.

El mar, el último recurso de Gaza, se ha convertido recientemente en una guerra unilateral entre la marina israelí y la cada vez más reducida población de pescadores de Gaza. Todo esto ha infligido graves daños a una región que ya ha soportado un tremendo sufrimiento.

El saludable sector pesquero de Gaza ha sido casi destruido como resultado del asedio israelí. En 2000, por ejemplo, la industria pesquera de Gaza tenía más de 10.000 pescadores registrados. Gradualmente, el número se ha reducido a 3.700, aunque muchos de ellos son pescadores sólo de nombre, ya que ya no pueden acceder al mar, reparar sus embarcaciones dañadas o permitirse nuevas.

Los que siguen comprometidos con la profesión lo hacen porque es, literalmente, su único medio de supervivencia: si no pescan, sus familias no comen. La historia de los pescadores de Gaza es también la historia del asedio de Gaza. Ninguna otra profesión ha estado tan directamente vinculada a los males de Gaza como la de la pesca.

Cuando se firmó el Acuerdo de Oslo entre el gobierno israelí y la Organización de Liberación de Palestina en 1993, se dijo a los palestinos que uno de los muchos frutos de la paz sería la expansión de la zona pesquera de Gaza – hasta 20 millas náuticas (aproximadamente 37 km), precisamente.

Al igual que el resto de las promesas incumplidas de Oslo, el acuerdo de pesca tampoco se cumplió. En cambio, hasta 2006, el ejército israelí permitió a los habitantes de Gaza pescar dentro de una zona que nunca superó las 12 millas náuticas. En 2007, cuando Israel impuso su actual asedio a Gaza, la zona de pesca se redujo aún más, primero a seis millas náuticas y, finalmente, a tres.

Después de cada guerra israelí o conflagración violenta en Gaza, la zona de pesca se cierra completamente. Se reabre después de cada tregua, acompañada de más promesas vacías de que la zona de pesca se ampliará varias millas náuticas para mejorar el sustento de los pescadores.

Después de la tregua negociada por Egipto, que siguió a una breve pero mortal campaña israelí en noviembre de 2019, la zona de pesca se amplió de nuevo hasta alcanzar las 15 millas náuticas, el mayor alcance en muchos años.

Sin embargo, esta tregua fue de corta duración. En poco tiempo, la marina israelí estaba hundiendo barcos, disparando a los pescadores y empujándolos de vuelta a los pequeños espacios originales en los que operaban.

Si bien Israel ha redesplegado sus fuerzas a las afueras de Gaza en 2005, en virtud del derecho internacional sigue siendo considerado una Potencia ocupante, obligada a garantizar el bienestar y los derechos de los palestinos ocupados que viven allí. Por supuesto, Israel nunca ha respetado el derecho internacional, ni en Gaza ni en ningún otro lugar de la Palestina ocupada.

En febrero de 2018, Ismail Abu Ryalah fue asesinado por la marina israelí mientras pescaba en su pequeña embarcación a cinco millas náuticas de la costa de Gaza. Como era de esperar, ningún israelí fue responsabilizado por el asesinato de Abu Ryalah.

Poco después del incidente, la desesperación -pero también el valor- hizo que miles de pescadores de Gaza volvieran al mar, a pesar del peligro inminente que representaban los piratas de hoy en día que se hacían pasar por un ejército.

Por: Ramzy Baroud

Fuente: Monitor de Oriente