Opinión| La ocupación israelí, una realidad silenciada

¿Se imaginan vivir cada segundo de sus vidas sin saber si seguirán vivos al segundo siguiente? o, ¿se imaginan perder familiares frecuentemente porque un Estado se quiere apropiar de tierras pertenecientes a otro pueblo?

En la actualidad, Palestina, resiste a diario, hace 72 años, los planes de colonización de Israel. Esta lucha ha provocado aproximadamente 52.300 muertos, entre ellos niños menores, por lo que el costo humano involucrado aumenta la gravedad de la problemática.

Dado que este mal denominado “conflicto” se centra en el territorio, es preciso aclarar que no nos estamos refiriendo solo a aspectos económicos, puesto que involucra también la forma de habitar de la naturaleza que posee una cultura en particular, y esa forma de habitar la realidad, es esencial para la conformación de la identidad de un pueblo, independiente de la religión que este tenga.

La raíz del conflicto radica en la ambición de tener mayor posesión y control sobre tierras palestinas, lo que ha llevado a que hoy en día el Estado de Israel busque expropiar en su totalidad el territorio de Palestina, para así dejarlo bajo su dominio. El pueblo de Israel siempre ha sido desde sus orígenes un pueblo errante, eso no significa que no puedan poseer tierras, ni que estén condenados a divagar por el mundo, pero tampoco les garantiza la conformación de un Imperio, como intentó serlo en su momento el movimiento sionista.

Lo que sí es preciso aclarar, es que independiente de las motivaciones, el proceso de negociación de tierras, ha sido poco natural y muy distante de un desarrollo transcultural o de intercambio cultural-económico sano y eso ha traído terribles consecuencias al pueblo palestino.

Todo comenzó a inicios del siglo XX, cuando tomó fuerzas el movimiento sionista, que buscaba establecer un Estado exclusivamente para los judíos, con lo cual se da inició a una inmigración judía en masa hacia tierras palestinas, alentados por el antisemitismo que sufrían en Europa, todo esto mientras sionistas presionaban al gobierno británico exigiendo su promesa, de conseguir un pedazo de tierra.

Posterior a la Primera Guerra Mundial (28 de julio, 1914 – 11 de noviembre, 1918), junto a la caída del Imperio Turco Otomano, quienes eran aliados de Alemania, al momento de su derrota tuvieron que ceder territorio a Inglaterra, dentro de los territorios cedidos se encuentra Palestina. Esto quiere decir que el Reino Unido comienza a gobernar los territorios cedidos, los que pasan a ser una especie de colonia inglesa.

Terminada la Segunda Guerra Mundial (1 septiembre, 1939 – 2 de septiembre, 1945), los ingleses se dan cuenta que no pueden estar gobernando un territorio que no les pertenece, por lo que deciden repartir el territorio palestino entre árabes e sionistas, esto debido a que el Reino Unido le prometió a Palestina su independencia, pero a la vez el Secretario de Estado de Relaciones Exteriores británico, había acordado en 1917, otorgarles parte de un terreno en Palestina al movimiento Sionista. Pues hubo una doble promesa llena de contradicciones por parte de los ingleses.

Finalizada entonces la Segunda Guerra Mundial muchos judíos emigraron a Palestina, donde como comentamos anteriormente les habían prometido. Es en este momento cuando se intensifica la expropiación de tierra. Esto trajo consigo diversos enfrentamientos entre sionistas y palestinos.

El 29 de noviembre, 1947, la recién creada Organización de Naciones Unidas (ONU), aprueba la resolución 181, plan de división de Palestina, que además traería consigo el alejamiento de Gran Bretaña. Este plan proponía dividir el territorio creando con esto dos Estados, uno judío y otro palestino. Esta declaración dejaba de todo el territorio “un 56% de la tierra para los extranjeros y un 43%, a los palestinos. Jerusalén, que representaba el 1% de Palestina, quedaba como cuerpo separado de ambos estados, como Capital Universal, en virtud de su condición de cuna de las tres grandes religiones monoteístas de la historia” (1).

Es por lo anterior que muchos sionistas se excusan con que nunca existió el Estado de Palestina. Esta postura que tienen en relación al tema, solo se basa en el argumento de que siempre habitaron árabes, pero nunca conformaron un Estado.

Palestina el 14 de noviembre de 1988 fue declarado un Estado Independiente, posterior a que el Consejo Nacional Palestino (parlamento en el exilio) firmara la resolución 181 (2). El 30 de noviembre de 2012, finalmente se reconoció por parte de la Organización de Naciones Unidas a “Palestina como Estado observador no miembro de la ONU” (3), ganando la votación que se realizó para definir esto con el respaldo de 134 de 192 votos emitidos (4). Pese a lo antes mencionado, muchos siguen manteniendo su postura e indicando que Palestina no existe.

Lo que muchos manifiestan para justificar los actos de Israel, es que solo tratan de buscar paz, pero Israel, viola constantemente el derecho internacional y construye en territorio ocupado. Estos asentamientos transgreden la IV Convención de Ginebra, tratado firmado, entre otros países, por Israel, el 12 de agosto de 1949, el que señala: “Cualquier destrucción de la propiedad, real o personal, que pertenezca a un individual o colectivamente a personas particulares o al Estado o a otras autoridades públicas o a organizaciones sociales o a cooperativas, llevada a cabo por el poder ocupante está expresamente prohibida” (5).

Este tratado lo quebranta Israel en reiteradas ocasiones, dentro de las que se encuentra la Guerra de los Seis Días. Asimismo, Israel ha construido un muro divisorio para separar una población de la otra, esto ha traído consigo muchas dificultades para los palestinos, ya que los priva de realizar acciones que para cualquiera son comunes.

Como síntesis, podemos decir que es un tema que al día de hoy no tiene fin, y del cual es muy difícil escuchar opiniones, ya que no muchos están informados del tema y se quedan solamente con lo que dicen las noticias. Pese a que Israel expone que es su territorio, hay evidencia que avala lo contrario y que esas tierras le pertenecen a Palestina, no obstante, el Estado de Israel sigue en su afán de colonizar todo el suelo palestino. Al día de hoy Israel sigue expandiéndose en la región, todo esto para seguir extendiéndose como Estado. Esto se lleva a cabo con una serie de agresiones a Palestina, donde cometen genocidio contra los palestinos, todo esto con el fin de expropiar territorio que no les pertenece.

Hoy, es urgente detener los anhelos expansionistas de Israel y con ello, todo el horror y destrucción que provocan.

Por: Isidora Atencio Yarur, estudiante de Enfermería en la Universidad Del Desarrollo

Fuente: Comunidad Palestina de Chile

Bibliografía:

1. Federaciónpalestina.cl. Historia de Palestina. [Internet]. Chile. [27 de abril, 2020]. Disponible en: https://www.federacionpalestina.cl/historia-palestina/

2. Guiadelmundo.org.uy. [Internet]. Uruguay. [27 de abril, 2020]. Disponible en:   http://www.guiadelmundo.org.uy/cd/countries/pse/History.html

3. News.un.org. Asamblea General acepta a Palestina como Estado observador no miembro de la ONU. [Internet]. ONU-Mark Garten. 2012. [29 de noviembre, 2012 ; 27 de abril, 2020]. Disponible en: https://news.un.org/es/story/2012/11/1258601

4. BBC.com.  10 preguntas para entender por qué pelean israelíes y palestinos. [Internet]. BBC mundo. 2014. [5 de agosto, 2014 ; 27 de abril, 2020]. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/08/140801_israel_palestinos_conflicto_preguntas_basicas_jp

5. Irc.org. IV Convenio e Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempos de guerra, 1949. [Internet]. [27 de abril, 2020]. Disponible en: https://www.icrc.org/es/doc/resources/documents/treaty/treaty-gc-4-5tdkyk.htm