Opinión | Es un error creer que Biden será un amigo de Palestina

Los palestinos están ansiosos por dar vuelta la página tras cuatro años de la administración Trump en Washington, que socavó por completo la causa palestina. Trump dejó que el gobierno derechista de Israel hiciera lo que quisiera, y dio a sus actividades ilegales un barniz de legalidad.

Por lo tanto, la victoria electoral de Joe Biden fue bien recibida, sobre todo por el presidente palestino Mahmoud Abbas, quien la consideró un paso hacia el avance de una solución pacífica para Palestina-Israel.

Sin embargo, Yara Hawari, analista principal de la Red de Política Palestina, Al Shabaka, señaló que las políticas de Trump eran en realidad la postura tradicional de Washington sobre Palestina, con un apoyo total e incondicional al Estado de Israel.

“La política exterior de Estados Unidos ha sido consistente en ser pro-Israel, tanto si ha estado el Partido Republicano como el Demócrata en el control”, dijo Hawari. “La administración Trump no supuso una ruptura con esta política. Ciertamente fue más cruda en su estilo y facilitó la aceleración de la colonización de Palestina, pero no fue necesariamente una gran ruptura de la política exterior de Estados Unidos.”

Esperar que Biden, autoproclamado sionista, cambie algo o compense el daño que hizo su predecesor es “demasiado optimista”, explicó. El nuevo presidente estadounidense tiene un historial de apoyo a la agresión de Israel contra los palestinos.

Como senador estadounidense y como vicepresidente bajo el mandato de Barack Obama, contribuyó a garantizar que Estados Unidos mantuviera su apoyo inquebrantable a Israel. Fue un defensor clave, por ejemplo, para asegurar el apoyo a los sistemas de defensa antimisiles israelíes Cúpula de Hierro, Honda de David y Flecha 3.

De hecho, Biden dijo en una ocasión que la ayuda militar estadounidense a Israel es la “mejor” inversión que hace Washington. “Si no existiera Israel, Estados Unidos de América tendría que inventar un Israel para proteger sus intereses en la región”, dijo a sus colegas senadores.

Aunque firmó una serie de órdenes ejecutivas que anulan las decisiones de Trump a las 24 horas de su toma de posesión, el presidente estadounidense no va a anular ninguna decisión que favorezca a Israel. Aunque Biden ha criticado el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén por parte de Trump, no va a trasladarla de nuevo a Tel Aviv.

Además, aunque Biden ha dicho que restablecerá varios programas de ayuda a Palestina que la administración Trump recortó, como los fondos para el desarrollo económico y la ayuda humanitaria, también se ha hecho eco de la opinión de su predecesor sobre la ayuda a la Autoridad Palestina (AP) condicionada a los recortes de las ayudas sociales del gobierno que van a las familias de los presos palestinos y de los palestinos asesinados por Israel. Esto es algo que la AP se ha negado a considerar.

“El restablecimiento de la ayuda a la AP y a la UNRWA viene con consecuencias”, dijo Hawari. “Significa una vuelta a lo de siempre, en la que los palestinos están obligados a hacer concesiones políticas. Si observamos la fórmula de las negociaciones a lo largo de muchas décadas, no sólo ha sido injusta para los palestinos, sino que también ha socavado por completo los derechos fundamentales de los palestinos, así como el derecho internacional”.

Estas no son buenas noticias para los palestinos en su búsqueda de autodeterminación, libertad e igualdad. Es imperativo recalibrar seriamente las relaciones entre Estados Unidos y los palestinos para realizar los cambios necesarios para promover la paz en la Región. Muchos dudan de que el gobierno de Biden pueda llevar a cabo esos cambios, especialmente porque la vicepresidenta Kamala Harris es abiertamente pro-israelí, al igual que el nuevo secretario de Estado, Antony Blinken.

Este último ha prometido que el compromiso de Estados Unidos con la seguridad de Israel es “sacrosanto” y que la administración Biden tratará de aprovechar las medidas adoptadas por Trump que redundan en beneficio de Israel, como el traslado de la embajada estadounidense y los acuerdos de normalización denominados “Acuerdos de Abraham” con algunos Estados árabes.

El pasado mes de mayo, Blinken intervino en un seminario web organizado por Democratic Majority for Israel. Como presidente de EE.UU., prometió que Biden mantendría las disputas con Israel fuera de la vista del público. “Joe Biden”, explicó, “cree firmemente en mantener las diferencias en la medida de lo posible entre amigos, a puerta cerrada, manteniendo la menor distancia posible en público”.

Harris, por su parte, ha sido descrita como una “partidaria incondicional” de Israel, y pronunció un discurso en el influyente Comité de Asuntos Públicos Americanos e Israelíes (AIPAC) en 2017, en el que expresó su apoyo a que Estados Unidos diera a Israel 38.000 millones de dólares en ayuda militar durante la década siguiente. Cuando el New York Times le preguntó en 2019 si cree que Israel cumple con las normas internacionales de derechos humanos, respondió: “En general, sí.” Se trata de una afirmación extraordinaria para una abogada experimentada.

“Antes de Trump”, señaló Hawari, “las administraciones demócratas eran mucho más pro-israelíes que las republicanas y las instituciones políticas estadounidenses en general. El lobby pro-israelí es tan fuerte en los Estados Unidos, que tienes que ser pro-israelí sólo para sobrevivir en la política.”

Los principales medios de comunicación presentan a Biden más o menos como una figura del liberalismo y la paz, y alguien que ha vuelto al marco de las negociaciones en Palestina-Israel, añadió. “Ciertamente, lo presentan con una luz muy buena y creo que esto es peligroso. Si Trump fue “el presidente estadounidense autodeclarado más pro-israelí de la historia”, entonces Biden está siendo presentado como más amigo de los palestinos de lo que realmente es”.

El presidente Biden, por tanto, puede ofrecer a los palestinos un breve respiro de la embestida de los años de Trump, pero es un error creer que será un amigo de Palestina. Es demasiado amigo, confirmado, de Israel para eso y, como confirmó el Secretario de Estado Antony Blinken, los intereses de Israel son primordiales en lo que respecta a esta administración.

Las expresiones vertidas en nuestro sitio de noticias son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de la Comunidad Palestina de Chile.

Por: Anjuman Rahman

Fuente: Middle East Monitor

Traducción y Edición: Comunidad Palestina de Chile