Opinión | Decisión de la AP de restablecer la cooperación en materia de seguridad con Israel es incomprensible

La decisión de la Autoridad Palestina (AP) de restablecer la coordinación de la seguridad y todas las demás relaciones con Israel fue repentina e incomprensible. No se han dado razones. El aspecto vergonzoso de esto es que llega al mismo tiempo que la decisión israelí de construir un nuevo asentamiento para la gente que colonizará la tierra restante en el Jerusalén ocupado.

También se produce tras los “acuerdos de normalización” entre tres países árabes y el estado de ocupación. Éstos son igualmente vergonzosos han sido rechazados por todos los grupos palestinos, incluyendo la propia AP, que ha decidido repentinamente volver a abrazar a Israel.

La AP hizo el anuncio menos de 24 horas después de que Israel revelara su aprobación para la construcción de un gigantesco asentamiento ilegal en la Jerusalén ocupada. Más de 1.250 viviendas se construirán en este estratégico y muy importante lugar de la Ciudad Santa. Permitirá el cambio demográfico más peligroso que Jerusalén ha presenciado en muchos años.

La decisión de restablecer la coordinación de la seguridad y reanudar las relaciones con Israel es la aprobación de facto de la despiadada expansión de los asentamientos de la ocupación, a pesar de que todos los asentamientos son ilegales según el derecho internacional. También significa que la AP hace la vista gorda a los humillantes acuerdos de normalización. ¿Cómo podemos pedir a nuestros amigos árabes que boicoteen a Israel mientras que nosotros, que nos enfrentamos a su hostilidad a diario, no lo estamos boicoteando?

Es un hecho simple que las razones por las que la AP cortó los lazos con Israel todavía existen. Además, los peligros del acuerdo de Trump todavía amenazan al pueblo palestino y los EE.UU. no han alterado ninguna de sus políticas, por lo que nada ha cambiado para los palestinos. Trump sigue en la Casa Blanca y Biden sigue siendo sólo el presidente electo. Sólo podemos ser cautelosamente optimistas en el mejor de los casos sobre la posición de Biden en el tema palestino.

El restablecimiento de la coordinación de la seguridad también significa que los esfuerzos de reconciliación de los palestinos han fracasado de nuevo. Es probable que la AP no haya consultado a Hamas o a cualquier otra facción sobre su decisión, y no haya dejado que ninguna de las facciones sepa de antemano lo que planea hacer. Esto significa que los sueños de reconciliación, elecciones, reforma de la OLP y unidad se han evaporado. Volvemos al punto de partida.

La AP comete un gran pecado al restaurar la coordinación de la seguridad y apostar por Israel y los EE.UU. Al hacerlo, está restableciendo para todos que es la “Autoridad de Oslo” establecida según una decisión israelí y seguirá operando a la sombra de esta decisión. Esta es una situación muy sombría que hace que la AP sea una carga para el pueblo palestino, no un beneficio.

La conclusión es que la AP debe darse cuenta de que sus verdaderos aliados y sus únicos activos son el pueblo palestino, todos ellos, y todas sus facciones y grupos. Israel y la Casa Blanca son una apuesta perdedora.

Mira lo que le pasó al mártir Yasser Arafat cuando regresó de Camp David en el 2000 sin ningún acuerdo. El proceso expuso el hecho de que el amo de la Casa Blanca no podía ser neutral y un intermediario honesto, incluso como presidente demócrata, como lo fue Bill Clinton. Por lo tanto, para no entusiasmarnos demasiado, recordemos que Biden es del mismo partido. Por eso debemos apostar por el pueblo palestino y su firmeza, no por el Presidente de los EE.UU. del día.

Las expresiones vertidas en nuestro portal de noticias son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de la Comunidad Palestina de Chile.

Por: Mohammad Ayesh

Fuente: Middle East Monitor