Opinión | Apartheid o un estado: ¿Jordania ha roto un tabú político?

Primer Ministro de Jordania, Omar Razzaz

¿Qué hará falta para que se abandone completamente la idea de una solución de dos estados, que para empezar era poco práctica?

Toda evaluación realista de la situación sobre el terreno indica, con claridad palpable, que nunca podrá haber un Estado palestino viable en partes de Cisjordania y Gaza.

Políticamente, la idea también es insostenible. Los que siguen comercializando la “solución de los dos Estados”, están menos entusiasmados ahora en comparación con la euforia de hace veinte años, están paralizados ante la arremetida israelí-estadounidense en cualquier intento de hacer de “Palestina” una realidad tangible.

La Autoridad Palestina de Mahmoud Abbas sigue ocupada en recopilar más reconocimientos simbólicos de un Estado que, en el mejor de los casos, existe en los polvorientos archivos de las Naciones Unidas. Los árabes y los europeos también siguen hablando de un doble Estado, retórica que nunca va seguida de medidas prácticas que puedan hacer cumplir el derecho internacional y hacer que Israel rinda cuentas ante él.

El destino de Palestina parece depender totalmente de las acciones agresivas y violentas de Israel únicamente, no sólo a través de las políticas del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, sino de todos los gobiernos israelíes anteriores.

Es probable que esta trayectoria de agresión y violencia continúe mientras Israel siga siendo rehén de la ideología del sionismo, que sigue comprometida con la expansión territorial, colonial y la limpieza étnica de la población autóctona.

Estos dos factores -colonialismo y limpieza étnica- nunca podrán coexistir con los principios de justicia y paz. Para que el sionismo siga siendo relevante, Israel y Palestina deben permanecer en medio de una guerra prolongada e interminable.

Por lo tanto, fue alentador leer los comentarios hechos por el primer ministro de Jordania, Omar Razzaz, en una entrevista con el periódico British Guardian el 21 de julio pasado.

“Si cierras la puerta a la solución de dos estados, podría muy bien ver esto positivamente, si estamos abriendo claramente la puerta a una solución democrática de un solo estado”, dijo Razzaz.

Razzaz se refería específicamente en el contexto de la decisión de Netanyahu de anexar casi un tercio de la Ribera Occidental y el Valle del Jordán. El alto funcionario jordano se refirió a las políticas de anexión de Israel como “el inicio de (un) nuevo estado de Apartheid”.

Un estado de Apartheid fue, prácticamente, introducido hace mucho tiempo. La llamada Ley del Estado-Nación de Israel de 2018 simplemente confirmó una realidad existente.

La Ley no dejó dudas sobre la “identidad judía” excluyente de Israel, formulada a expensas del pueblo palestino, sus derechos históricos en Palestina y el Derecho al Retorno de los refugiados palestinos, consagrado internacionalmente.

El 29 de julio, el Kneset (parlamento) israelí rechazó un proyecto de enmienda para hacer la inconfundible Ley del Estado-Nación un poco menos racista. La enmienda pedía la inclusión de una cláusula que garantizara la igualdad de todos los ciudadanos de Israel, independientemente de la raza, la religión o el origen étnico.

En su forma actual, Israel representa la esencia misma del Apartheid.

Razzaz lo sabe, al igual que muchos políticos y líderes de todo el Medio Oriente, en Europa y en todo el mundo. Sin embargo, a diferencia de sus homólogos de otros lugares, el primer ministro jordano tuvo el valor de imaginar un futuro en Palestina e Israel que no esté inundado de clichés vacíos de “soluciones” que nunca fueron justas, para empezar.

El tono positivo y optimista de las palabras de Razzaz es notable.

“Desafío a cualquiera de Israel a que diga que sí, acabemos con la solución de los dos estados, no es viable”, dijo. “Pero trabajemos juntos en una solución democrática de un solo estado. Eso, creo, lo veremos muy favorablemente. Pero cerrar uno y desear el otro es sólo un autoengaño”.

Otros funcionarios árabes, antes de Razzaz, aludieron a la posibilidad de un solo Estado, pero en gran medida en un contexto negativo. Los funcionarios de la Autoridad Palestina, en particular, han agitado antes esta carta, amenazando a menudo a Israel con que, si no se congelaba la expansión de los asentamientos ilegales, por ejemplo, los palestinos no tendrían otra alternativa que exigir un Estado único.

Protest poster in London against Israel's Nation State Law [Apaimages]

Lo que Razzaz está diciendo es bastante diferente, si no radical, ya que Jordania, que firmó un acuerdo de paz con Israel en 1994, ha seguido siendo el defensor árabe más visible de la solución de dos Estados durante muchos años. Las palabras de Razzaz ponen fin a ese “autoengaño”.

Por supuesto, la necesidad política obligará a Jordania, y a otros, a seguir dando palos de ciego a una “solución” política que, probablemente, nunca se materializará. Los israelíes y los palestinos están ahora unidos de tal manera que la separación física entre los árabes palestinos y los judíos israelíes es imposible. Además, hablar de una solución de dos Estados mientras Israel está consolidando una realidad de un Estado de Apartheid. Y está ganando tiempo, qaue debería utilizarse para fomentar la igualdad, la responsabilidad y una paz justa.

Los palestinos comunes y corrientes también están empezando a darse cuenta de la inutilidad del paradigma de los dos estados. Según una encuesta realizada en febrero por el Centro Palestino de Investigación de Políticas y Encuestas, el 61 por ciento de todos los palestinos ya no creen que “una solución de dos Estados” sea viable. La misma encuesta sugiere que el 37 por ciento apoya la idea de una solución de un solo estado. A juzgar por las cifras de encuestas anteriores, parece que, dentro de poco, la mayoría de los palestinos abrazarán esta última como el objetivo más racional y alcanzable.

Llevará tiempo porque el establecimiento de un estado palestino independiente ha sido el único grito de guerra de los líderes palestinos durante casi tres décadas.

Sin embargo, incluso antes del decenio de 1960, el movimiento nacional palestino adoptó una estrategia política que se basaba en el establecimiento de un Estado democrático único para los cristianos, los musulmanes y los judíos. Desgraciadamente, la conveniencia política impulsó al difunto líder palestino, Yasser Arafat, y a la Organización de Liberación de Palestina (OLP) a cambiar de táctica y a conformarse con un Estado palestino que, en teoría, se establecería gradualmente en partes desconectadas de los territorios ocupados: Gaza, Jericó, las zonas A y B, etc.

Incluso esta última idea, que era la más injusta para los palestinos, fue rechazada por Israel, y el último plan de anexión de Netanyahu está demostrando ser el último clavo del ataúd de dos Estados.

Dado que la solución de los dos Estados ya no es viable, Palestina e Israel tienen ahora una de dos opciones: un Apartheid prolongado, racista y violento o la coexistencia en un Estado moderno, democrático y laico, para todo su pueblo.

La opción democrática y sostenible debería ser obvia, incluso para los políticos.

Por: Ramzy Baroud, periodista y director de Palestine Chronicle

Fuente: Middle East Monitor

Traducción y Edición: Comunidad Palestina de Chile