OLP solicita a empresas extranjeras que abandonen asentamientos israelíes

El secretario general del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha exigido a Francia, Países Bajos, Turquía y el Reino Unido que actúen para poner fin a las actividades de sus empresas en los territorios ocupados palestinos.

“Se requieren acciones urgentes en línea con las responsabilidades bajo el Derecho Internacional”, ha afirmado en la red social Twitter, después de reunirse con diplomáticos de esos países.

Este llamado se produce después de que la Organización de Naciones Unidas (ONU) publicara la semana pasada una lista negra de 112 compañías que operan en colonias israelíes en los territorios ocupados y dejó en manos de los Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDHNU) decidir sobre posibles medidas.

El ministro de Exteriores israelí, Israel Katz, recriminó a la organización internacional su decisión supuestamente sesgada, y la acusó de “servir” al movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), una campaña internacional que promueve diversas formas de boicot contra el régimen de Israel para obligarle a acatar el derecho internacional.

Por su parte, el canciller palestino, Riyad Al Malki, aplaudió el informe y lo consideró “una victoria del Derecho Internacional y de los esfuerzos diplomáticos para dejar sin recursos el sistema colonial, representado en los asentamientos ilegales”.

La ONU considera “ilegales” los asentamientos israelíes en territorios ocupados, pero el régimen de Israel sigue con su expansión, avalada en el llamado “Acuerdo del Siglo” de EE.UU. a favor de su aliado israelí.

La inmensa mayoría de la Comunidad Internacional considera que los asentamientos levantados por el régimen de Israel en la Cisjordania ocupada son incompatibles con la ley internacional, en concreto con la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, que prohíbe la transferencia de población civil al territorio ocupado.

Fuente: El Ciudadano