Niños palestinos no pueden ir a clases porque Israel les suspendió los servicios de autobuses

Niños palestinos en edad preescolar, no han asistido a clase durante días después de que las autoridades de ocupación israelíes, suspendieran el servicio de buses que los trasportaban a sus colegios.

El Consejo Regional de Neve Midbar, anunció que los autobuses dejarían de prestar servicio a 20 aldeas de la región meridional de Naqab (Negev) sin previo aviso.

Como consecuencia, unos 2.200 niños beduinos no han asistido a la escuela en más de tres días, según Adalah, un grupo de defensa legal de los palestinos en Israel.

Cabe destacar que 16 de las aldeas afectadas “no están reconocidas”, entre ellas Bir Al Hammam, AlZarnouq, Abda y Rahma, entre otras.

Israel impide que las aldeas no reconocidas del Naqab construyan nuevas estructuras.

No hay acceso a las escuelas

Israel ha desplazado por la fuerza a los beduinos que residen en esas aldeas en múltiples ocasiones desde su creación en 1948.

Además de impedir el desarrollo, Israel niega a las comunidades beduinas servicios esenciales como el agua y la electricidad adecuadas.

A miles de beduinos se les ha revocado la ciudadanía.

El gobierno israelí sigue intentando expulsar a los beduinos del pueblo no reconocido de Umm Al Hiran, en Naqab, para construir un asentamiento exclusivamente israelí en su lugar.

El pasado mes de abril, Israel dijo que construiría una escuela primaria en el pueblo de Rahma después de 13 años de lucha local.

Incluso, la escuela será un “campus temporal compuesto de casas móviles,” según el diario israelí Haaretz.

Derecho a Educación

Sin embargo, un informe reciente del parlamento israelí, la Knesset, afirma que casi 5.000 niños beduinos de entre 3 y 5 años de edad no asistieron a la escuela en los años académicos 2017-2018.

Debido a que a los residentes beduinos de las aldeas no reconocidas se les prohíbe construir, sus hijos se ven obligados a viajar a escuelas lejanas.

Los niños de Rahma han tenido que viajar 26 kilómetros a las aldeas de Wadi Al Naam y Qasr Al Sir para asistir a la escuela primaria.

La decisión de interrumpir los servicios de autobús obstaculiza el derecho de los niños y niñas a una “educación accesible, adecuada, segura y decente”, dijo Adalah en una carta dirigida al ministerio de Educación de Israel y al Consejo Regional de Neve Midbar.

El abogado de Adalah, Aiah Haj Odeh, redactó una carta en nombre de los padres de los niños y del Consejo Regional de Pueblos No Reconocidos del Naqab, un comité de base establecido en 1997.

Adalah exige que el ministerio de Educación de Israel ,renueve inmediatamente el servicio de los autobuses escolares.

No hay agua potable en la escuela

Los derechos de los niños y niñas en edad escolar también son violados en otras partes del Naqab.

Unos 500 estudiantes de la escuela de Tel Arad no han tenido recientemente acceso al agua potable.

El ministerio de Educación y el consejo regional de Al Kasum, donde se encuentra la escuela, dijeron que resolverían el problema. Pero aún no lo han hecho, según los padres.

Los padres decidieron iniciar una huelga y no enviar a sus hijos a la escuela hasta que se resuelva el problema.

Uno de los padres instaló una tubería de agua desde su propia casa hasta la escuela, pero ésta no era una solución sostenible.

“La responsabilidad es del Estado, y no de los padres, de asegurar que haya agua corriente para nuestros hijos”, dijo Ali Nabari, el jefe de la asociación de padres.

Fuente: Electronic Intifada