Netanyahu espera contar con el apoyo de Trump para anexar parte de Cisjordania

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo estar “seguro” de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconocerá la anexión de partes del territorio ocupado de Palestina del Valle del Jordán. Netanyahu dijo que el mandatario que hoy enfrenta críticas por el alto número de muertos por el Covid-19 en EE. UU. “se comprometió a reconocer la soberanía de Israel sobre las comunidades judías allí y en el Valle del Jordán”.

Las declaraciones las hizo frente una multitud evangélica el pasado 26 de abril en el aniversario del centenario de la Conferencia de San Remo, que le dio al Reino Unido un mandato sobre Palestina y obligó a reconocer el estado judío en esa región de Medio Oriente.

Para llevar adelante esta iniciativa, Netanyahu, que acordó con Benny Gantz formar un Gobierno de unidad la semana pasada tras casi un año sin consenso y en medio de las acusaciones en su contra por cargos de corrupción, deberá contar con la aprobación de Washington, algo que no parece muy difícil, pues el presidente Trump es un firme aliado del primer ministro.

Se prevé que el próximo 1 de julio empiecen las discusiones en el gabinete del Gobierno israelí sobre la soberanía del país sobre el territorio donde hay asentamientos judíos en la parte ocupada de Palestina.

Una Anexión que Palestina rechaza de plano

Para el pueblo palestino y la mayoría de los gobiernos de los países árabes la propuesta atenta contra la solución pacifica del conflicto en esa parte del mundo. Rechazan la propuesta porque además le daría el poder a Israel sobre todos los territorios ocupados que ha buscado controlar por décadas.

Los asentamientos israelíes sobre los territorios ocupados de Cisjordania son ilegales bajo los Convenios de Ginebra (1949), al ser tierras capturadas tras una guerra que no pueden ser anexadas.

En enero pasado, la Casa Blanca anunció, en compañía de Netanyahu, un “plan de paz” que establecía el 30% la anexión de Cisjordania por parte de Israel y un plan de ayuda económica para respaldar el estado palestino en el resto del territorio. El plan fue inmediatamente rechazado por el gobierno de la ANP y la Liga de los Estados Árabes.

Esta anexión se da en medio de la crisis por el covid-19 que también enfrenta Israel, un país de 9 millones de habitantes que tiene más de 15.000 contagiados y más de 200 muertos. El impacto económico además es notable, pues la tasa de desempleo está por encima del 27%.

Fuente: France24