Naksa: A 53 años de la ocupación total de Palestina, Israel busca anexionarse Cisjordania

Los palestinos de todo el mundo conmemoran el 5 de junio “Al Naksa” o “Recaída” y se refiere al suceso acontecido en 1967, cuando las fuerzas armadas coloniales sionistas lanzaron su tercera guerra de agresión contra los países árabes.

Esta agresión significó la ocupación total de toda Palestina y de territorios árabes, que reveló el verdadero objetivo de las autoridades israelíes. Levi Eshkol envió a su ministro de Relaciones Exteriores, Aba Eban, a consultar con el presidente de Estados Unidos, Lyndon Johnson, que aparentemente dio luz verde a la propuesta israelí.

En la mañana del 5 de junio, Israel lanzó una guerra de agresión contra los países árabes que, evidentemente, no estaban preparados. De hecho, la fuerza aérea israelí ganó, de inmediato, la superioridad aérea que resultó ser devastadora para los ejércitos. Lo logró después de destruir los aviones de combate egipcios cuando aún estaban en el suelo esperando su despegue. El ejército israelí luchó su camino hacia el sur hasta la orilla oriental del Canal de Suez. En dos días, ocuparon toda la Ribera Occidental del río Jordán. Luego dirigieron su agresión hacia Siria ocupando los Altos del Golán.

Tras ocupar Palestina en su totalidad los refugiados palestinos de primera generación, que perdieron sus hogares en 1948, se encontraron nuevamente sin hogar. Aquellos que se quedaron en sus casas, se sometieron al plan de limpieza étnica que hasta el día de hoy sigue siendo llevado a cabo por parte de Israel y, cuya intensidad va en aumento con cada nuevo gobierno israelí electo, que parece ser más anti-palestino que el anterior.

Esta limpieza étnica israelí incluye el aumento de los robos de tierras palestinas para construir más colonias israelíes, la demolición de viviendas, la persecución, el encarcelamiento, la discriminación, el terror de los colonos, y la privación de los derechos humanos más básicos. Hay alrededor de 6,5 millones de palestinos que aún viven en Palestina bajo la ocupación opresiva de Israel. Ellos se limitan a sólo el 8,7% de la Palestina histórica sin soberanía real. Por otro lado, también hay unos 6,5 millones de Judíos israelíes que viven en Palestina. La gran mayoría de ellos son inmigrantes extranjeros procedentes de otros países. Ellos, tienen acceso al 91,3% de la tierra y a disfrutar de la soberanía total sobre él.

Hay otros 7,2 millones de palestinos forzados a vivir en la Diáspora. La mayoría de ellos están viviendo en campos de refugiados en Jordania, Líbano, Siria e Irak. Casi 5 millones de ellos son personas registradas en 59 campos oficiales de refugiados.

Al término de la agresión se emitió la Resolución Nº 242 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, la cual exigía “la retirada del ejército israelí de los territorios ocupados palestinos”.

La Resolución Nº 242, adoptada por unanimidad en el Consejo de Seguridad el 22 de noviembre de 1967, exigía también “la instauración de una paz justa y perdurable en Oriente Medio”, que pasa por “la retirada del ejército israelí de los territorios ocupados durante el reciente conflicto” y el “respeto y reconocimiento de la soberanía y la integridad territorial y la independencia política de cada Estado de la región, y su derecho a vivir en paz en el interior de fronteras reconocidas y seguras, al abrigo de amenazas y actos de fuerza”, resolución que nunca respetó el estado de Israel y se propone unilateralmente anexar a partir del 1 de julio Cisjordania.

EL PLAN DE ANEXION ISRAELÍ DE CISJORDANIA

El proyecto sionista está ahora en pleno apogeo. Hoy Israel, amparándose en el “Acuerdo del Siglo”, patrocinado por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anexará grandes extensiones de los Territorios Palestinos Ocupados en Cisjordania, especialmente el fértil Valle del Jordán, que representa para los palestinos el principal terreno agrícola para abastecerse de frutas y verduras.

Esta anexión ilegal no sólo es rechazada por los palestinos, sino también por la Comunidad Internacional, que ha reiterado en varias oportunidades, es contraria el Derecho Internacional.

La propuesta, por lo tanto, eliminaría de manera definitiva, la solución de los dos Estados por la que había apostado la comunidad internacional desde los Acuerdos de Oslo de 1993. 

Fuente: Comunidad Palestina de Chile