Maurice Khamis, presidente de la Comunidad Palestina: “Chile está bajo presión de Trump respecto del Acuerdo del Siglo”

El presidente de la Comunidad Palestina en Chile, Maurice Khamis, llegó al país desde Palestina junto a sus padres y hermanos cuando tenía tres años, en abril de 1952. Al ser el menor de la familia, fue el único que tuvo acceso a estudiar en la universidad y se tituló de ingeniero en la Universidad de Chile. Desde entonces ha estado vinculado a sus orígenes: “Hay un dicho palestino que dice que ‘la sangre no se hace agua’. Es un dicho muy fuerte y es verdad, porque la sangre tira”.

En el caso de los palestinos con mayor razón, porque vivimos una opresión desde hace 70 años con nuestra patria ocupada. (Los israelíes) se subieron a la micro por la puerta de atrás, ahora manejan la micro y echaron a la mitad para abajo y ahora están echando a la otra mitad”, comenta en conversación con La Tercera, para analizar el plan para Medio Oriente presentado a fines de enero por el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump y la reacción de Chile frente a esto.

¿Cuál es su visión sobre el plan que la Casa Blanca denominó como el “Acuerdo del Siglo”?

Es insólito, no sé cuál es el adjetivo. No hay un acuerdo, porque para que haya acuerdo necesitas dos partes. Este no es un acuerdo, es una imposición de parte del aliado número uno de Israel. Cuando yo fui por primera vez a Palestina, antes de la Intifada, tenía 33 años. Cuando llegué al aeropuerto, lo primero que veo es un cartel que decía: “Don’t worry America, Israel behind of you” (No te preocupes Estados Unidos, Israel te apoya). Este es una imposición de Estados Unidos a Israel, que es lo mismo. El lobby israelí sionista en Estados Unidos es muy fuerte y controla el tema político y económico. Trump lo que ha hecho es validarse frente al lobby. De hecho, su hija está casada con un judío, muy duro, que fue el que hizo el famoso acuerdo. Este es un acuerdo hecho con Arabia Saudita, con la plata de ellos. Lo que trata es consolidar la ocupación en Palestina, enfatizar el apartheid y, en definitiva, desconectar lo poco que queda de conexión en Palestina y producir los bantustanes (término que designa cada uno de los 20 territorios que operaron como reservas tribales de habitantes no blancos en Sudáfrica y África del Sudoeste -actual Namibia-, en el marco de las políticas segregacionistas impuestas durante la época del apartheid). Es el paso casi final para quedarse con todo en el futuro. Hay una declaración del Consejo de Seguridad (de Naciones Unidas) que dice que los asentamientos son ilegales y que Palestina debe tener su Estado con las fronteras antes del año de 1967. La paz va a llegar cuando Israel cumpla con el derecho internacional. Cuando ellos dicen que los palestinos nunca están de acuerdo con la paz que ellos ofrecen. Nosotros aceptamos mañana la paz, pero de acuerdo al derecho internacional, que es lo que toda la comunidad internacional reconoce.

En este sentido, ¿cómo evalúa la declaración de la cancillería de Chile sobre este tema?

Nos parece que Chile, de alguna manera, ha ido cambiando su lenguaje. Si bien es cierto no ha cambiado su posición en reconocer los dos Estados y el derecho internacional y las resoluciones de Naciones Unidas. Pero Chile está bajo la presión de Trump, definitivamente, respecto al tema. Nosotros lo sabemos, tengo documentos al respecto. A Chile se lo pauteó respecto de lo que tenía que decir y Chile, de alguna manera, está siendo muy presionado al respecto. Y nosotros como comunidad palestina estamos muy preocupados de que Chile mantenga su posición histórica de un país serio. Porque Chile no es un país cualquiera dentro del concierto latinoamericano. Chile siempre, a pesar de ser un país pequeño, se ha caracterizado de tener una política seria de Estado, más aún no es difícil recordar la posición que tuvo Lagos con la invasión a Irak cuando le dijo que no a (George W. Bush) y le contestó diciendo que aquí (en Chile) habían 500 mil palestinos y que él no iba a embarcarse en ese tema y se lo dijo con todas sus letras. Entonces, no aceptó la presión.

¿Cómo se demuestra que Chile está siendo presionado?

De alguna manera se nota la presión, porque en el comunicado de la Cancillería se señala que ven con buenos ojos el acuerdo, valoran el acuerdo, ¿qué valora Chile? si no hay acuerdo. Chile está valorando una imposición. Eso deja ver que Chile está siendo presionado por Trump para hacer esa declaración. Después dice la declaración que reconoce tanto el derecho del pueblo palestino a constituirse como un Estado independiente, como el derecho del Estado de Israel de existir dentro de fronteras reconocidas, basadas en decisiones y acuerdos de las Naciones Unidas. Pero en el fondo está siendo presionado por Estados Unidos.

¿A qué se debe este cambio que ustedes han notado?

Yo creo que Piñera 1 reconoció el Estado palestino, se lo vamos a agradecer infinitamente, siempre. Fue el primer Presidente de Chile en reconocer al Estado palestino, viajó a Palestina en 2011 y se lo reconoceremos siempre. Reconoció (también) las fronteras del año 67. Piñera 2 cambió, absolutamente; el lenguaje de él cambió. Yo creo que eso se debe a Trump, a las presiones de Trump. Ahora el por qué, habría que preguntárselo al Presidente.

A mediados de mes, Naciones Unidas publicó un listado de 112 empresas que hacen negocios en los asentamientos. ¿Cómo ven la postura de Chile en este tema?

Eso venía del Alto Comisionado de Derechos Humanos anterior (el jordano Zeid bin Raad Zeid Al Hussein). Chile votó a favor que se mostrara la lista, porque eso es un crimen de guerra. Porque de acuerdo a la Convención de Ginebra tú no puedes sacar a la gente de su tierra, ni pueden hacer negocio en esa tierra. Después, llegó la Alta Comisionada actual, que es la exPresidenta Michelle Bachelet. De hecho, hay 64 diputados chilenos que le mandaron una carta, eran de todas las tendencias, diciéndole que por favor mostraran la lista, porque ella ya tenía la aprobación, pero no liberaba la lista y recientemente lo hizo. De hecho, nosotros tuvimos una reunión con el señor (Eduardo) Escobar que es el Secretario General de Política Exterior subrogante de la Cancillería, para plantearle varios temas entre los que estaba ese. Le dijimos que esperábamos que Chile en el Consejo de Derechos Humanos de ahora en Ginebra mantenga su posición respecto a Palestina, esperamos que no cambie su posición, porque hemos visto cambios en el lenguaje. Nos dijo que no lo haría, más aún, el Presidente Piñera cuando viajamos el año pasado en junio, conversamos con él y le dijimos que esperábamos que Chile no cambiara su posición. Él nos dijo que Chile no iba a cambiar su posición, que si bien es cierto Chile hacía algunas cosas con Israel desde el punto de vista de negocios como país, no hay tratado de libre comercio, sino que colaboración, pero que Chile no iba a cambiar su posición respecto al derecho internacional. Ahora fuimos a visitarlo para decirle que apoyara la publicación del listado, tal como lo hizo hace un año y que esperábamos que no aceptara presiones externas y que además que Chile como país no hiciera negocio con ninguna empresa que esté en esa lista como Mekorot (empresa de agua). Si los particulares quieren hacerlo eso es otro tema, como Estado no debiera hacerlo porque no estaría siendo consistente con su declaración.

Fuente: La Tercera