Israel y EEUU expanden cooperación científica a instituciones israelíes en territorios ocupados

El primer ministro Benjamín Netanyahu y el embajador de EE.UU. en Israel David Friedman firmaron el miércoles un acuerdo que extiende la cooperación científica a las instituciones israelíes en Cisjordania y los Altos del Golán Ocupados, medida que legitima aún más los asentamientos ilegales israelíes en la Ribera Occidental.

En una declaración, la Embajada de Estados Unidos dijo que el acuerdo “eliminará las restricciones geográficas” en los acuerdos de cooperación científica, que anteriormente sólo se habían aplicado a las universidades dentro de la Línea Verde. “Estas restricciones geográficas ya no son consistentes con la política de Estados Unidos”, dice la declaración.

La ceremonia de firma tiene lugar en la única institución de este tipo, la Universidad Ariel, en el asentamiento del mismo nombre en el norte de Cisjordania.

“Estamos corrigiendo un viejo error”, dijo Friedman en la ceremonia, “y fortaleciendo los lazos entre nuestros países”.

Friedman dijo que en la década de 1970, Estados Unidos e Israel firmaron tres acuerdos sobre ciencia, tecnología y agricultura que excluían las tierras que quedaron bajo ocupación israelí desde 1967.

“Me decepcionó que tres acuerdos dedicados al crecimiento académico y científico estuvieran limitados por restricciones políticas”, dijo, y debido a que la administración del presidente de Estados Unidos Donald Trump no considera que los asentamientos sean ilegales según el derecho internacional, dijo Friedman, trabajó para eliminar esta limitación geográfica, lo que calificó de “anacronismo”.

Mientras que, Netanyahu dijo que la firma de los acuerdos en la Universidad Ariel es de “enorme importancia”. Criticó a los “detractores” que dijeron que los cambios de política de Trump, como el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, el reconocimiento de la soberanía israelí sobre los Altos del Golán, destruirían las posibilidades de paz.

“Esta es una importante victoria sobre todos los que buscan deslegitimar cualquier cosa israelí sobre 67 líneas”, dijo Netanyahu. Volviendo a “esos malévolos boicoteadores”, añadió, “se equivocan y fracasarán, porque estamos decididos a construir nuestras vidas y nuestra patria ancestral y a no ser desarraigados nunca más de aquí”.

El líder del Consejo Regional de Efrat, Oded Revivi, dijo: “Ocho años después de que Obama boicoteara a los estudiantes de Ariel, el Presidente Trump está corrigiendo la injusticia”, refiriéndose al acuerdo como “un gran paso para la paz y la coexistencia”.

La mayor parte de la financiación extranjera para los científicos en Israel proviene de la Unión Europea, que excluye los asentamientos.

El rector de la Universidad Ariel, el profesor Albert Pinhasov, dijo a Haaretz que el acuerdo firmado el miércoles permitirá a los investigadores universitarios trabajar con las ONG estadounidenses y presentar solicitudes de becas de investigación conjunta entre los dos países.

“Hasta ahora, nuestros científicos, y especialmente los jóvenes que regresaron de sus post-doctorados en el extranjero, tenían dificultades para mantener sus relaciones de investigación con sus pares en los Estados Unidos”, dijo Pinhasov.

Añadió que los investigadores de la Universidad Ariel no pueden solicitar becas europeas. “Les pedimos que hagan una distinción entre el elemento político y el aspecto académico-investigativo. Los miembros de nuestro personal quieren investigar, y la academia era, en mi opinión, su puente hacia la paz. La academia no es un lugar político, sino una oportunidad de cooperación”.

Pinhasov añadió que la universidad aún no sabe cuándo entrará en vigor el acuerdo, ya que sólo han visto el borrador. “Ahora tendremos que entender los detalles”, dijo.

Antes de la ceremonia, Friedman dijo “Así como hemos visto un tremendo progreso regional en los “Acuerdos de Abraham” (entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein), también estamos viendo los beneficios tangibles de las políticas del presidente Trump para la cooperación bilateral con Israel”.

Fuentes involucradas en el acuerdo dijeron que el magnate de los casinos Sheldon Adelson, uno de los principales donantes de la Universidad Ariel, y el presidente Donald Trump, presionaron a la administración estadounidense para que se celebrara la ceremonia antes de las elecciones del martes en Estados Unidos.

También antes de las elecciones, el Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Mark Esper, llegará a Israel y se reunirá con el ministro de Defensa Benny Gantz.

Mientras tanto, varios líderes de los colonos dijeron que no asistirían a una reunión con Netanyahu después de la ceremonia, porque dos jefes de consejo no fueron invitados.

Los dos son David Elhayani, el presidente del Consejo Regional del Valle del Jordán, y Yossi Dagan, el jefe del Consejo Regional de Samaria. Elhayani ha atraído la atención por decir que el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, “no es amigo de Israel” después de la publicación del llamado Acuerdo del Siglo, mientras que Dagan acusó a Netanyahu el pasado mes de agosto de “engañar a todo un pueblo” con su decisión de no anexionar la Ribera Occidental.

La Universidad Ariel abrió su escuela de medicina el año pasado, que fue financiada en gran parte por Adelson. Los administradores habían planeado abrir la escuela en 2018, pero cuestiones legales causaron retrasos.

En abril de 2019, el Tribunal Superior de Justicia rechazó una petición de dos académicos contra el establecimiento de la facultad de medicina, basándose en la afirmación de que la aprobación “proyecta una pesada sombra sobre el proceso de adopción de decisiones en la enseñanza superior”. La petición se presentó después de que se supo que un miembro del comité que examinó la aprobación de la nueva facultad, el profesor Jonathan Halevy, había recibido una oferta para ocupar el cargo de jefe de la junta de gobierno de la universidad seis meses antes.

Fuente: Haaretz

Traducción y Edición: Comunidad Palestina de Chile