Israel demuele edificio de propiedad palestina en Jerusalén

El Centro de Información Wadi Hilweh, con sede en Silwan, informó que la policía israelí y el personal municipal acordonaron un edificio en la ciudad, vaciaron las tiendas del primer piso de su contenido y asaltaron un apartamento en el piso superior, antes de que fuera demolido por dos retro excavadoras.

El apartamento, que pertenecía a Mohammad Tarshan, fue demolido supuestamente por no contar con los permisos de construcción.

Mientras tanto, la policía y el personal municipal irrumpieron en el barrio de Issawiya, donde cumplieron órdenes de demolición y de detener la construcción de varios edificios.

Con el pretexto de la construcción ilegal, Israel derriba casas regularmente para restringir la expansión palestina en la Jerusalén ocupada.

Al mismo tiempo, el municipio y el gobierno construyen decenas de miles de unidades de vivienda en asentamientos ilegales en Jerusalén Oriental para los judíos con el objetivo de compensar el equilibrio demográfico a favor de los colonos judíos en la ciudad ocupada.

Aunque los palestinos de Jerusalén Oriental, una parte del territorio palestino internacionalmente reconocido, que ha estado sujeto a la ocupación militar israelí desde 1967, se les niegan sus derechos de ciudadanía y, en cambio, se les clasifica sólo como “residentes” cuyos permisos pueden ser revocados si se alejan de la ciudad durante más de unos pocos años.

También se les discrimina en todos los aspectos de la vida, incluida la vivienda, el empleo y los servicios, y no pueden acceder a los servicios en la Ribera Occidental debido a la construcción del muro de separación de Israel.

Según un informe del grupo israelí de derechos humanos B’Tselem, el Tribunal Superior de Israel podría ser responsable de crímenes de guerra por sus políticas que condujeron al despojo de los palestinos de sus propiedades en la Zona C de la Ribera Occidental.

El informe, Fake Justice, muestra que el apoyo del tribunal a la política de planificación israelí equivale a apoyar el despojo y la transferencia forzosa de palestinos, un crimen de guerra según el derecho internacional.

Fuente: Wafa

Traducción y Edición: Comunidad Palestina de Chile