Palestina y el Mundo Árabe celebraron el Día de la Madre

El pasado sábado 21 de marzo se celebró en Palestina y en todo el mundo árabe el Día de la Madre. Esta conmemoración se remonta a Egipto en 1957, donde fue introducido por el periodista Mustafá Amin.

Desafortunadamente, la idea de Amin fue pasada por alto en un principio. Pero Amin no abandonó sus intentos de establecer la festividad y la relacionó con la historia de una madre viuda, que dedicó su vida a criar a su hijo hasta que se convirtió en médico. El hijo se casó entonces y no mostró ninguna gratitud a su madre.

Esta historia motivó a Amin a promover la fiesta hasta que la idea fue aceptada por el presidente Gamal Abdel Nasser. Amin mencionó el Día de la Madre en su libro en 1943, y 10 años después, envió una petición oficial al gobierno y creó una campaña para ello. La primera celebración del día de la madre en Egipto tuvo lugar el 21 de marzo de 1957, y el resto del mundo árabe siguió su ejemplo.

EL ROL DE LA MADRE PALESTINA

En Palestina éste día adquiere un carácter especial, ya que la madre palestina lucha contra la ocupación, es parte de la movilización e identidad nacional, la resistencia y la encargada de mantener la cultura palestina

Además, es la protectora, la que esconde al joven perseguido por la ocupación, la que lo visita cuando es encarcelado por Israel.

El papel de la madre palestina se refuerza luego de la creación del estado de Israel en 1948, la llamada Nakba (Catástrofe), en que se disgrega la familia y a pesar de verse obligadas a vivir en campos de refugiados, las madres supieron sobrellevar la pesada carga a la hora de administrar el hogar y desempeñar al mismo tiempo varios roles, integrándose de forma mas activa a la lucha junto al hombre y jugando un papel muy importante en el proceso de liberación nacional.

El papel de las madres en la resistencia contra la Ocupación, le ha traído muchas penurias, se han visto forzadas a dar a luz en los checkpoint, donde sus propios esposos han tenido que cortar el cordón umbilical con piedras, muchas han fallecido por hemorragias ya que no permiten la asistencia médica y menos permitir el acceso de ambulancias al lugar.

Poema del destacado autor palestino Mahmoud Darwish:

A MI MADRE

Añoro el pan de mi madre,

El café de mi madre,

Las caricias de mi madre…

Día a día,

La infancia crece en mí

Y deseo vivir porque

Si muero, sentiré

Vergüenza de las lágrimas de mi madre.

Si algún día regreso, tórname en

Adorno de tus pestañas,

Cubre mis huesos con hierba

Purificada con el agua bendita de tus tobillos

Y átame con un mechón de tu cabello

O con un hilo del borde de tu vestido…

Tal vez me convierta en un dios,

Sí, en un dios,

Si logro tocar el fondo de tu corazón.

Si regreso. Tórname en

Leña de tu fuego encendido

O en cuerda de tender en la azotea de tu casa

Porque no puedo sostenerme

Sin tu oración cotidiana.

He envejecido. Devuélveme las estrellas de la infancia

Para que pueda emprender

Con los pájaros pequeños

El camino de regreso

Al nido donde tú aguardas.

En este vídeo podrás ver el testimonio de una madre palestina de Gaza:

Fuente: Comunidad Palestina de Chile / Arab America