Hace 98 años comenzaba el Mandato Británico en Palestina

Fronteras aproximadas del Mandato Británico en 1920. En septiembre de 1922 el Reino Unido organizó el territorio al este del río Jordán, creando el Emirato de Transjordania como un estado autónomo

El Mandato Británico de Palestina fue una administración territorial encomendada por la Sociedad de Naciones al Reino Unido, tras la Primera Guerra Mundial. El territorio sobre el que se estableció correspondía a la zona meridional del Levante mediterráneo, una región que el Imperio Otomano había perdido como consecuencia de su derrota en la guerra. Aunque el Reino Unido administraba estos territorios de facto desde 1917, el Mandato entró en vigor oficialmente en junio de 1923 y expiró en mayo de 1948.

En un primer momento, el Mandato incluyó los actuales territorios de Jordania, Palestina, Israel y los Territorios Palestinos Ocupados. A partir de septiembre de 1922, el Reino Unido separó la parte oriental, creando el Emirato de Transjordania.

Tanto Gran Bretaña, como el resto de países que integraban la naciente Organización de Naciones Unidas (ONU) -plasmada en la resolución 181 del organismo multilateral- deberían ser los primeros en hacer respetar la legislación internacional bloqueando a Israel tanto económicamente como políticamente, sin embargo, a lo largo de estos 72 años de ocupación y limpieza étnica de Palestina, han sido cómplices de esta masacre.

Tras poco más de 40 años en que Gran Bretaña estuvo en la Región, y ante el aumento de la violencia por parte de grupos sionistas en contra de la población palestina, así como también contra instituciones y actividades organizadas por los ingleses, éstos traspasaron la responsabilidad a la ONU para que resolviera el naciente conflicto. Fue entonces cuando en 1947 la ONU recomendó la partición de Palestina.

Cronología del Mandato

1917

El Gobierno británico se declara “a favor de la creación de un hogar nacional judío en Palestina, a la vez que se esforzará por contribuir en todo lo posible a la realización de tal proyecto” (Declaración Balfour del 2 de noviembre).

1918

Tras el armisticio del 30 de octubre, el Imperio Otomano se hunde. Tras la evacuación turca de Palestina, Gran Bretaña instaura una administración militar.

1920

En la conferencia de San Remo, el 25 de abril, Gran Bretaña es proclamada potencia mandataria en Palestina. Estallan disturbios en Jerusalén; fuerte resistencia árabe al Mandato Británico.

1929

Creación de la Agencia Judía, para financiar la instalación de judíos en Palestina

1933-1939

Palestina se transforma en el primer refugio de los judíos provenientes de Europa. Al principio de la Segunda Guerra Mundial la comunidad judía de Palestina está formada por unas 250.000 personas; luego de la Segunda Guerra Mundial, por más de 500.000.

1936

Huelga general de seis meses por parte de la población árabe; rebelión en contra de la inmigración masiva de judíos y del Mandato Británico. Creación de la primera Intifada en contra de la política británica de favorecer la instalación de colonos judíos en Palestina.

1937

La comisión Peel, creada por el Gobierno Británico, declara el 7 de julio que los objetivos nacionales de los judíos y de los árabes son incompatibles y que las concesiones acordadas a ambos son contradictorias. La comisión recomienda el reparto de Palestina en un Estado para judíos y un Estado árabe, con un enclave británico.

1938

La creciente rebelión de los árabes de Palestina es reprimida por los británicos. En octubre, tiene lugar en El Cairo el Congreso Interparlamentario Mundial de los países Árabes e Islámicos para la Defensa de Palestina

1939

La Conferencia de Londres del 17 de mayo decide la creación de un Estado Palestino binacional e Independiente en un plazo de diez años. Según el Libro Blanco redactado para esa ocasión, la inmigración de judíos a Palestina debe limitarse a 75.000 personas durante los siguientes cinco años. Grupos clandestinos judíos replican con viveza por medio de atentados contra las instituciones británicas. El movimiento Yishuv organiza la inmigración (alya) ilegal de judíos a Palestina.

1942

Haim Weizmann pide, en enero, que se realice una especie de Commonwealth judía en Palestina. En mayo, en Nueva York, una conferencia sionista reclama la fundación de un Estado judío en Palestina, así como la creación de un ejercito judío (programa de Biltmore).

1945

La inmigración clandestina de judíos a Palestina aumenta considerablemente. Creación de la Liga de Estados Árabes, integrado por 21 países. Entre sus objetivos está el fortalecimiento de los vínculos entre los estados miembros y la coordinación de acción política. La tendencia anti británica de los sionistas se expresa en el Movimiento de Resistencia Hebraico (Tenuat hameri ha-ivri) proveniente de organizaciones clandestinas activas desde hace años: Haganah, Irgun y Lechi.

1946

Una comisión angloamericana encargada de realizar encuestas sobre la cuestión Palestina, creada por el ministro británico de Asuntos Exteriores, Bevin, recomienda que se autorice inmediatamente la inmigración de 100.000 judíos, así como que sea abolida la prohibición de la venta de tierras a los judíos (30 de abril). El plan Morrison-Grady propone el reparto de Palestina en cuatro regiones: judía (17%), árabe (40 %) y dos distritos británicos (43 %); el resto del país se vería sometido a la autoridad de un alto comisario británico. Rechazo categórico por ambos lados. El 22 Congreso sionista de Basilea (en diciembre) así como los árabes palestinos, se niegan a participar en una Conferencia sobre Palestina que tiene lugar en Londres. La Irgun Svai Leumi (Banda paramilitar sionista) destruye, con explosivos, un ala del Hotel King David, en Jerusalén con un saldo de 76 muertos y 46 heridos y 29 desaparecidos.

1947

El 14 de febrero, Bevin declara que Gran Bretaña no se encuentra en situación de poder conciliar los intereses de los dos pueblos que viven en Palestina; propone que el problema sea sometido a las Naciones Unidas. En la Asamblea Plenaria de la ONU, en mayo, la mayoría se declara a favor de una proposición hecha por el Comité Especial para Palestina que consiste en repartir el país en dos Estados, y en mantener bajo el control de la ONU una parte del territorio (el Gran Jerusalén). Las Naciones Unidas aprueban el plan de partición habiendo en ese momento 749.000 árabes y 9.250 judíos en la mitad que correspondería al estado árabe y en la parte adjudicada al estado judío vivían 497.000 árabes y 498.000 judíos.

El ministro soviético de Asuntos Exteriores, Gromyko, declara que sería injusto negarle al pueblo judío el derecho a fundar su propio Estado tras los sufrimientos padecidos en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Se produce un ataque sionista contra un casino de oficiales británicos en Jerusalén y numerosos atentados contra las instalaciones y unidades británicas en Tel-aviv, esto para distraer la atención de tropas de seguridad a fin de permitir la entrada clandestina de un barco cargado de inmigrantes.

El 17 de noviembre, Golda Meir se reúne con el emir Abd Allah en la región fronteriza de Transjordania; el emir asegura que no atacará al Estado sionista, pero declara estar decidido a anexionar la parte de Cisjordania.

El 29 de noviembre, la Asamblea Plenaria de la ONU aprueba el reparto de Palestina en dos Estados; Gran Bretaña debe retirar sus tropas antes del 1 de agosto de 1948.

La resolución 181 de la ONU preconiza una estricta delimitación de los dos Estados, según la cual las ciudades de Jaffa, Akka, Nazaret y Beersheba deberán formar parte del Estado árabe. Los árabes palestinos se sublevan en contra del reparto de Palestina; la Liga Árabe (fundada en 1945) protesta.

Fuente: Comunidad Palestina de Chile