Emiratos afirma que anexión “desafía el consenso árabe, y de hecho el internacional, sobre el derecho palestino a la libre determinación”

Emiratos Árabes Unidos advirtió a Israel de que su intento de consolidar la anexión de los asentamientos israelíes en Cisjordania imposibilitará la normalización de relaciones con los países árabes.

La advertencia fue realizada por el embajador de los Emiratos en Estados Unidos, Yusef Al Otaiba, en una columna de opinión en el diario israelí Yedioth Ahronoth, en la que describe la iniciativa israelí como “un acto unilateral y deliberado como es la toma ilegal de tierras palestinas” que “desafía el consenso árabe, y de hecho el internacional, sobre el derecho palestino a la libre determinación”.

El aviso conlleva la carga adicional de que Emiratos se ha convertido en los últimos años en un importante mediador entre Israel y los países árabes.

Aunque no mantienen relaciones diplomáticas formales, Al Otaiba estuvo presente en la Casa Blanca el pasado mes de enero cuando el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y el presidente estadounidense, Donald Trump, presentaron su plan de paz unilateral para Medio Oriente, descartado de inmediato por los palestinos.

“Los planes de anexión israelíes son contradictorios con cualquier deseo de normalización”, ha añadido Al Otaiba sobre una decisión que no hará más que “prender la llama de la violencia, despertar a los extremistas y desencadenar ondas de choque en toda la región, especialmente en Jordania, cuya estabilidad siempre se ha dado por sentada y beneficia a toda la región, particularmente a Israel”.

Precisamente es la preocupación sobre la reacción jordana la que llevaría al primer ministro Netanyahu, a limitar las condiciones de la anexión, según fuentes oficiales israelíes bajo anonimato al diario Itol Gadot, por la que quedarían exentos en principio los asentamientos israelíes del valle del Jordán.

De acuerdo con otras fuentes oficiales, es muy poco probable que Estados Unidos apruebe el inicio de la anexión israelí, previsto para la fecha del 1 de julio.

De hecho, Times of Israel asegura que podrían pasar semanas y posiblemente meses antes de que un comité encargado de trazar el mapa del territorio concluya su trabajo, algo que la Casa Blanca ha declarado como una condición previa imprescindible antes de dar luz verde a la anexión.

Fuente: NotiAmérica