Benny Gantz: “Hay prioridades mayores que la anexión”

Mientras Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, insiste en sus planes anexionistas, el titular de Defensa, Benny Gantz, quien lo sustituirá en el cargo, considera que combatir el Covid-19 y el desempleo son las prioridades de Israel.


Gantz, que reemplazará a Netanyahu el venidero año en virtud del pacto de coalición gubernamental, declaró que no ve el 1 de julio como una fecha sagrada (para avanzar en la anexión del 30 por ciento de Cisjordania), y que por el contrario la lucha contra la pandemia y el desempleo tienen una prioridad más alta para él.

“Estoy enfocado en las necesidades inmediatas de los israelíes, primero en la situación de salud asociada al Covid-19 y después en la crisis económica resultante”, manifestó el ministro de Defensa, en un encuentro con un equipo estadounidense que participa junto a funcionarios de Tel Aviv en la confección de los mapas para el proyecto expansionista.

Según The Jerusalem Post, Gantz (quien no refuta del todo la idea) aseguró que llegado el momento no apoyaría aplicar la soberanía de Israel a territorios con grandes centros de población palestina.

En tanto el ministro de Relaciones Exteriores, Gabi Ashkenazi, adelantó que es partidario de entablar conversaciones con Jordania, Egipto y otros países de la región antes de hacer cualquier movimiento al respecto.

Adicionalmente sugiere que es importante intentar lograr coordinaciones con los palestinos previamente.

Pese a la ausencia de consenso en el gobierno de coalición, Netanyahu -que no ha anunciado hasta ahora ningún paso atrás en la implementación de su plan- comentó la víspera que Israel tendrá soberanía sobre Bet El y Shiloh.

En tales sitios no existen asentamientos israelíes lo que indica que su programa, lejos de limitarse o detenerse dado el rechazo internacional, podría ser mucho más amplio de lo que se creía.

El acuerdo de alianza entre el partido Likud y la formación Azul y Blanco le permite al primer ministro Benjamin Netanyahu someterlo a votación en el parlamento a partir del miércoles 1 de julio, pero los mapas no estarán listos para entonces.

En medio de una cruzada diplomática para frenar las pretensiones del régimen de Tel Aviv, la Autoridad Palestina reiteró la víspera que su posición es clara e inquebrantable.

“Rechazamos cualquier fórmula de anexión, así como los mapas estadounidense-israelíes”, enfatizó la Autoridad Palestina.

En fecha previa dirigentes del Movimiento Nacional de Liberación Al Fatah advirtieron que podría desatarse una tercera Intifada como reacción popular (las anteriores ocurrieron en 1987 y 2000)

“No podemos predecir hasta dónde llegará la ira de nuestro pueblo”, expresó el secretario general de esa organización en Egipto, Mohamed Ghareeb.

Hace una semana miles de palestinos salieron a las calles para condenar lo que consideran un engendro con fines de despojo, plantón en el que estuvieron acompañados por representantes de la Organización de Naciones Unidas, de la Unión Europea y diplomáticos de varias naciones.

De acuerdo con la prensa árabe, en la Franja de Gaza organizan una gran movilización para el 1 de julio.

Con antelación Hamas, asentado en ese enclave costero, dijo que la anexión es una “declaración de guerra contra el pueblo palestino” y, por tanto, actuaría en consecuencia.

Fuente: Prensa Latina