A la edad de 65 años falleció la activista jordana-palestina Teresa Halasa

El pasado sábado 28 de marzo falleció en Amman, Jordania, Teresa Halasa, incansable luchadora por la libertad palestina durante toda su vida.

Su nombre se hizo prominente en 1972 cuando, a la edad de 17 años, participó en el secuestro de un avión de la compañía belga Sabina, el cual se dirigía al aeropuerto de Tel Aviv, y sus 140 pasajeros israelíes se convirtieron en rehenes.

El secuestro en ese momento tenía como objetivo intercambiar prisioneros jordanos y palestinos en las cárceles de ocupación.

Cuando la operación parecía haber fracasado, Teresa y sus compañeros se negaron a rendirse cuando el avión fue atacado por un escuadrón especial de las fuerzas israelíes, que se disfrazaron de miembros de la Cruz Roja Internacional, entre ellos el actual primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Durante el enfrentamiento, Teresa disparó a Netanyahu, hiriéndole en el hombro, antes de ser capturada y estando ya herida. Luego, permaneció en las prisiones israelíes hasta 1983, año en que fue liberada tras un acuerdo de intercambio de prisioneros. Tras ser liberada, permaneció hasta sus últimos días en la capital jordana.

PRIMEROS AÑOS

Teresa nació en la ciudad Vieja de Akka (Acre), en el norte de Palestina (actualmente ocupada por Israel desde 1948), en el seno de una familia cristiana. Decidió unirse a las filas de la acción armada cuando vio con sus propios ojos en 1970 el arresto en el mar de lo que más tarde se conoció como el grupo de Acre, donde uno de sus miembros fue asesinado y en su funeral, las fuerzas israelíes impidieron que su familia viera su cuerpo antes del entierro, para evitar que se detectara la tortura que había sufrido.

SUS LAZOS CON CHILE

Debido a la ocupación, muchas familias palestinas fueron expulsadas de sus tierras y se refugiaron en Jordania u otros países vecinos, mientras que otros incluso llegaron a Latinoamérica, como fue el caso de algunos miembros de la familia Halasa que llegaron a Chile, conociéndose en nuestro país como “Hales”.

Uno de los familiares de Teresa Halasa, es Patricio Hales Dib, ex diputado y ex embajador de Chile, quien destaca que fue una “heroína palestina de fama internacional”, agregando que “mi papá tenía bajo el vidrio que cubría su escritorio, en la oficina, un recorte de diario con la única foto que conocimos de ella”.

Agrega, que es “notablemente misterioso” el lazo circunstancial  familiar de ella con los Hales Dib, “marcado por el hecho que, Teresa Halasa, perteneciente a nuestra familia paterna del oriente del Jordán, no nació allá donde siempre ha estado nuestra familia Halasa, sino que muy lejos, al occidente del Jordán, en el norte de Palestina, coincidentemente, donde estaba instalada nuestra familia materna y donde nació nuestro abuelo materno”.

Para mayor coincidencia expresa Hales, “Teresa nació en Acre, que es la misma ciudad en que nació nuestro abuelo materno Dib Nafah. Éstos, desde siempre y hasta hoy viven en la aldea de Ag Zib, con la sola excepción de la diáspora familiar que vive en un campamento de la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos de Medio Oriente (UNRWA), que expulsó Israel y otros que, se exiliaron en Europa y USA al ser expulsados y demolidas sus casas”.

Hales relata que los Halasa y los Dib Nafah “formaron familia en 1945 cuando se casaron mis padres Alejandro Hales y Adela Dib. Las mismas dos familias, sin conocerse, terminaron en Acre en 1946 ocupando el mismo espacio territorial, a pesar de todas las alternativas de esas inmensidades, porque el padre de Teresa, ese año 46´ se fue a instalar en Acre, sin que nadie lo haya dateado para compartir el mismo lugar de nuestra familia los Dib Nafah”.

CONDOLENCIAS

La Unión Palestina de América Latina (UPAL) expresó a través de un comunicado sus condolencias a la familia de la militante, así como también al pueblo palestino y jordano, “esperando que el Todopoderoso los cubra con la misericordia” para sobrepasar el dolor de tan irreparable pérdida.  

Fuente: Comunidad Palestina de Chile