Reportaje: El “Acuerdo del Siglo” establece un gran régimen de apartheid en Palestina

La Oficina Nacional para la Defensa de la Tierra y la Resistencia a los Asentamientos declaró en su último informe periódico de boicot , que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump reveló su “Acuerdo del Siglo” para resolver el conflicto palestino-israelí, la abrumadora mayoría de los observadores, políticos y los países interesados en poner fin al conflicto se sorprendieron al leer los detalles de su plan, que favorece fuertemente a Israel, y perjudica los derechos del pueblo palestino bajo el peor régimen israelí de Apartheid apoyado ahora por la administración norteamericana, que supuestamente defiende la democracia y los principios de los derechos humanos en el mundo.

Pero cuando se trata de Israel, no sólo ignora todo eso, sino que también los interpreta de la manera que beneficia a Israel y a sus intereses, sin tener en cuenta que las leyes, tratados y pactos internacionales estipulaban el establecimiento de un Estado palestino soberano en las fronteras del 4 de junio de 1967, con Jerusalén Oriental como su capital.

Mientras Trump y Netanyahu trabajan bilateralmente en la imposición de una nueva realidad sobre los territorios palestinos, muchos países del mundo han advertido de los peligros del plan. Nuestro liderazgo y nuestro pueblo están haciendo todo lo posible para enfrentar el injusto plan de Trump. Se llevaron a cabo mítines, actividades formales y populares, entre ellas, los llamados a un boicot completo de todos los bienes y productos israelíes, y a impedir su entrada en los territorios palestinos.

Esas medidas acarrearán inevitablemente grandes pérdidas económicas para Israel. Las estadísticas oficiales muestran que las exportaciones anuales israelíes a los territorios palestinos se estiman en unos 3.000 millones de dólares de los EE.UU., a cambio de sólo 500 millones de dólares de sus importaciones de los territorios palestinos.

En este contexto, el gobierno palestino emitió una decisión para impedir la entrada de productos alimenticios israelíes. En consecuencia, se creó una sala de operaciones. Incluía al ministerio de Economía palestino, la policía de aduanas, la inteligencia pública y la seguridad preventiva para aplicar la decisión del gobierno.

Por su parte, las sociedades palestinas de Protección al Consumidor hicieron un llamamiento a la necesidad de apoyar la decisión, y de concienciar al consumidor y al comerciante palestino para que apoyen los productos palestinos.

Cabe señalar que el año pasado el gobierno palestino tomó otra decisión que impide la importación de terneros israelíes. También causó grandes pérdidas a los granjeros israelíes, que se manifestaron frente a la oficina de Netanyahu.

Por su parte, el miembro del Comité Ejecutivo de la OLP y Jefe de la Oficina Nacional para la Defensa de la Tierra y la Resistencia a los Asentamientos, Tayseer Khaled, pidió que se formaran comités nacionales de boicot en todas las gobernaciones en los que se incluyera a los sindicatos de trabajadores, mujeres y jóvenes para imponer un boicot general a los productos de la ocupación en general, y a los productos de los asentamientos en particular, e impedir su entrada en los mercados palestinos en virtud de las resoluciones del Consejo Nacional Palestino en 2018, y de las sucesivas resoluciones del Consejo Central Palestino para apoyar la decisión del Gobierno palestino.


En el plano árabe, en Qatar, los jóvenes contra la normalización con Israel anunciaron una campaña titulada “Baskam_normalization” para supervisar la normalización de Qatar en los últimos 3 años y educar a la sociedad sobre la normalización en el país y sus efectos y formas de afrontarla.

En Túnez, durante una reunión con el Ministro de Asuntos de la Juventud y los Deportes, el Presidente, Qais Saeed, pidió que se investigara la participación de un jugador israelí, Aaron, en un torneo internacional de tenis que se celebró en Túnez del 26 de enero al 1º de febrero, después de que miles de manifestantes tunecinos salieran a las calles de la capital.

En el Sultanato de Omán, BDS denunció la presencia del embajador del Sultanato en la Conferencia Deal of the Century en los EE.UU. También afirmó la postura fija de los omaníes de rechazar todo tipo de normalización con Israel, y afirmó su pleno apoyo a la causa palestina.

En el Reino Hachemita de Jordania, el Parlamento jordano aprobó un proyecto de ley que impide la importación de gas de Israel. La medida parlamentaria se tomó tras una serie de actividades y manifestaciones que exigían la anulación del acuerdo. Los manifestantes levantaron pancartas que decían: “No nos hipotecaremos a la ocupación” y “No seremos socios del crimen”.

A nivel europeo, la Campaña de Solidaridad Irlandesa-Palestina organizó una protesta en Dublín para rechazar la participación del Ministerio de Turismo israelí en una Feria Internacional de Turismo. En Irlanda, la campaña de BDS renovó el llamado a boicotear a la British Tesco Co. cuando importa y compra bienes de los asentamientos israelíes.

En Francia, el BDS intensificó sus llamamientos boicotear a Hewlett Packard ya que proporcionó al Ejército de Ocupación israelí una tecnología que puede utilizarse para restringir la circulación de los palestinos en los puestos de control israelíes.

En el Reino Unido, los activistas de Manchester-Palestina organizaron una protesta frente a una fábrica de armas israelí llamada “House Ferranti”, exigiendo el fin de la cooperación militar entre Gran Bretaña e Israel.


En Austria, las organizaciones palestinas se sentaron en una protesta en la plaza Stefanz Platz de la capital austríaca, Viena, en solidaridad con el BDS, denunciando la intención del gobierno de impedir sus actividades e imponerle sanciones, con el pretexto de que lleva a cabo actividades antisemitas.

Además, a principios de febrero, las delegaciones de la BDS en Europa organizaron una manifestación masiva frente al Parlamento alemán en Berlín para rechazar la aprobación de una ley que busca criminalizar el BDS.

A pesar de los grandes esfuerzos realizados por las autoridades americanas para criminalizar el movimiento de BDS, un sindicato de médicos americanos decidió boicotear la primera conferencia internacional sobre medicina herbaria organizada por el Estado de la Ocupación el mes próximo en Tiberias. Fuentes israelíes dijeron que la decisión del sindicato fue el resultado de la gran presión ejercida por el BDS, y los activistas en línea de los EE.UU.

Fuente: PNN