Reino Unido considera que el “Acuerdo del Siglo” de Trump podría traer avances

El Reino Unido cree que las propuestas del presidente de EEUU, Donald Trump, acerca de la solución del conflicto palestino-israelí podrían traer beneficios, declaró la oficina del primer ministro británico, Boris Johnson, tras una conversación telefónica de este último con Trump.

“Los líderes discutieron las propuestas de EEUU respecto al proceso de paz palestino-israelí, que pueden representar un paso adelante positivo”, según el comunicado.

Trump presentó el martes el “Acuerdo del Siglo” para la solución palestino-israelí elaborado por la Administración estadounidense.

El plan prevé el reconocimiento mutuo de los Estados de Israel y Palestina, con una capital “indivisible” de Israel en Jerusalén Ocupada, mientras que Palestina tendrá su capital no en todo Jerusalén Este, como aspira, sino “en la sección de Jerusalén Oriental localizada en áreas al este y al norte del muro de apartheid, incluyendo Kafr Aqab, la parte oriental de Shuafat y Abu Dis, y que podría llamarse Al Quds u otro nombre determinado por el estado de Palestina”.

No obstante, el plan exige que antes de ser reconocida como un Estado, Palestina implemente una serie de reformas políticas, sociales y económicas.

Trump afirmó que el plan permitirá “más que duplicar” el territorio palestino –aunque será muy inferior al 100 por ciento de Cisjordania que reclaman los palestinos– y que EEUU asistirá al líder palestino Mahmud Abás en la creación del Estado si accede a dialogar.

No obstante, advirtió que «ningún palestino o israelí será desplazado de su hogar», lo que sugiere el reconocimiento de las colonias judías en los territorios de Cisjordania ocupados por Israel y efectivamente deniega al futuro Estado palestino un acceso ilimitado al mundo externo.

Además, el proyecto otorga a Israel la anexión del Valle del río Jordán.

El mapa presentado por la Casa Blanca esboza a la futura Palestina como un mosaico de enclaves rodeados por el territorio israelí, cortados de la vecina Jordania y enlazados por carreteras y túneles.

El plan asimismo deniega a los refugiados palestinos y sus descendientes la posibilidad de regresar a sus hogares abandonados en lo que es ahora Israel.

El presidente estadounidense anunció que EEUU creará un comité conjunto con Israel para avanzar en la implementación del plan, que incluye también una serie de incentivos económicos, en particular inversiones por 50.000 millones de dólares.

Según Washington, las negociaciones para llegar a un acuerdo definitivo llevarían unos cuatro años.

Palestina ya expresó su rechazo al proyecto presentado por el líder estadounidense.

Los palestinos insisten en que las futuras fronteras entre los dos estados soberanos se tracen acorde a las líneas previas a la guerra de 1967 y admiten un intercambio de territorios, con la esperanza de crear su estado en Cisjordania y la Franja de Gaza con la capital en Jerusalén Oriental.

Israel se niega a restablecer las fronteras de 1967 y menos aún compartir con los palestinos Jerusalén Ocupada, que proclamó su capital “eterna e indivisible”.

Fuente: El Pais