Prisioneros palestinos en Israel: “Si no nos protegen del coronavirus las cárceles se convertirán en cementerios”

El comité Palestino de Defensa de los Derechos Humanos de los Prisioneros envió hoy (25/3/2020) una desesperada carta solicitando que los enfermos crónicos sean liberados de las cárceles israelíes, por temor a que sean contagiados con el coronavirus.

“La sensación de amenaza y peligro inminente para nuestras vidas en las cárceles israelíes crece día a día, incluso hora a hora”, dijeron los prisioneros en la misiva que fue dirigida a organizaciones de derechos humanos y a “aquellos que creen en la libertad”.

“El Coronavirus se está extendiendo y está amenazando la región y el mundo entero. Siempre estamos escuchando nuevas instrucciones y regulaciones del gobierno israelí a su población, como todos los gobiernos del mundo sobre qué hacer para detener la propagación del virus. Cuando se trata de nuestra situación, los prisioneros políticos en las cárceles israelíes, no estamos escuchando o viendo ninguna medida o incluso respuestas a nuestras preguntas más básicas; ¿qué pasaría si el virus se propagara en las cárceles? ¿Cuáles son las medidas prácticas y humanas que tomarán las autoridades de la prisión?”, agregaron.


Añadieron que “lo único que nos dicen desde la administración de la prisión es que están tomando todas las medidas de precaución y para nosotros esto no es aceptable; especialmente sabiendo que ahora hay cientos de presos enfermos que están sufriendo muchos problemas de salud: como el asma, enfermedades del corazón, hipertensión y diabetes.

Es por eso que hacen un llamado a la comunidad internacional “y a todos los interesados en los derechos humanos para salvar lo que queda de nosotros que hemos perdido nuestra libertad y para salvarnos de este virus que amenaza nuestras vidas y no se está haciendo nada por parte de los responsables y en virtud del derecho internacional. La negligencia médica y la indiferencia han perseguido a los prisioneros palestinos durante décadas y muchos perdieron la vida debido a ese comportamiento”.

Además, denuncian que la “penitenciaria israelí no nos proporciona los suministros de esterilización necesarios, herramientas o incluso máscaras faciales. Se comportan con formalidades que se asemejan más a amenazas que a la realización de pruebas o a la toma de precauciones. Sólo tenemos contacto con el mundo exterior a través de los carceleros que son indiferentes en su acercamiento a nosotros y posiblemente pueden ser portadores del virus y transmitírnoslo, y no se está regulando nada desde ese punto de vista. Ellos, a su vez, si se enferman, son capaces de tomar medidas alejándose del público y recibir el tratamiento necesario”.

“Sostenemos que la administración de la prisión, el gobierno israelí, los que guardan silencio sobre lo que está pasando, y todos los que defienden los derechos humanos, tienen la plena responsabilidad de nuestro bienestar y salud”, afirmaron.

“Este es un grito al mundo entero, y tenemos listas de casos de aquellos que sufren de malas condiciones de salud en las prisiones israelíes, sabiendo que el número de pacientes es mucho mayor”, finaliza la carta.

Fuente: Middle East Monitor