Opinión: Corte Penal Internacional (CPI) e Israel: a propósito del reciente anuncio sobre la apertura de una investigación por crímenes cometidos en territorios ocupados palestinos

El pasado 20 de diciembre del 2019, la Oficina de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) anunció que, luego de estudiar la demanda presentada en el 2015, por parte de las autoridades palestinas contra Israel, debido a crímenes cometidos en diversas partes de su territorio ocupado, ha procedido a iniciar formalmente una investigación.

Este anuncio fue considerado por la ONG Amnesty International (AI) como un “paso histórico” y desde Naciones Unidas se indicó que constituye un “paso trascendental en la búsqueda de la rendición de cuentas en los cinco decenios de ocupación israelí” .

Mientras tanto, en Israel, el Primer Ministro y el Ministro de Defensa calificaron a la CPI como “antisemita” ello como parte de los reclamos iracundos del aparato estatal de ocupación israelí, que ya no impresionan mayormente.

Palestina y la CPI: breve puesta en contexto

Como bien se recordará, Palestina adhiere como Estado, al Estatuto de Roma (instrumento internacional adoptado en 1998 que crea la CPI) desde el mes de enero del 2015.

Por su parte, Israel se resiste a ser parte a este tratado internacional .

Siguiendo el inédito ejemplo de Estados Unidos, Israel procedió incluso, en agosto del 2002, a “retirar su firma” a dicho instrumento: una verdadera innovación en derecho internacional público, al no haberse nunca pensado que un Estado pudiera retirar una firma a un acuerdo al que no es parte.

En tanto en diciembre del 2014, la Asamblea de Estados Partes de la CPI acordó reconocerle a Palestina el estatuto de Estado observador, causando temores en Israel.

En su nota oficial sobre la aceptación de la jurisdicción de la CPI, enviada en enero del 2015, Palestina solicitó que se extendiera a actos ocurridos desde el 13 de junio del 2014, de manera que la ofensiva israelí en Gaza del 2014, pueda también ser examinada por la CPI.

Con relación a esta última agresión, un informe de una comisión investigadora creada por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, de más de 180 páginas, presentado en junio del 2015, confirma las escalofriantes cifras dadas en su momento a conocer sobre el saldo en víctimas mortales de esta operación israelí en el verano del 2014: 3 civiles y 67 militares del lado israelí; y 2,251 muertes palestinas, de las cuales 1,462 correspondiente a civiles, entre las cuales 299 mujeres y 551 niños.

Cabe recordar que varios años antes de lograr ser reconocida por la Asamblea General de Naciones Unidas como “Estado No miembro Observador” (noviembre del 2012), Palestina había reconocido, en enero del 2009, la jurisdicción de la CPI para que esta pueda investigar las diversas exacciones cometidas por Israel contra la población civil palestina a finales del 2008.

Este primer intento se frustró, al decidir la Oficina del Fiscal de la CPI en abril del 2012, que no le compete a la CPI ni a su órganos determinar la calidad de Estado, la cual debe ser examinada y resuelta por los órganos competentes de Naciones Unidas. En la nota de la Oficina del Fiscal de abril del 2012.

Desde noviembre del 2012, luego de un acalorado voto, Palestina logró finalmente ser reconocida como “Estado No Miembro Observador” por la Asamblea General de Naciones Unidas, permitiéndole desde entonces suscribir, en calidad de Estado, una gran cantidad de instrumentos internacionales auspiciados por Naciones Unidas.

El anuncio de la Fiscal de la Corte Penal Internacional

En su comunicado oficial del 20 de diciembre del 2019 la Fiscal de la CPI precisa que:

“Estoy satisfecha, ya que existen bases razonables para proceder a abrir una investigación sobre la situación de Palestina. Estoy convencida que se cometieron o cometen crímenes de guerra tanto en Cisjordania Ocupada, como en Jerusalén y la Franja de Gaza. Y no existen razones sustanciales para no creer que esta investigación sirva para los intereses de la justicia”.

Una justicia penal internacional amenazante para Israel y para su socio incondicional: Estados Unidos

Como se recordará, en septiembre del 2018, la CPI “tomó nota” de las amenazas proferidas en su contra por el Consejero Principal en materia de Seguridad del Presidente de Estados Unidos: remitimos a nuestros estimables lectores a la nota que publicamos en su momento titulada “Corte Penal Internacional (CPI) toma nota de amenazas hechas por Estados Unidos”, en la que nos permitimos señalar que:

“Al parecer, hay una preocupación latente de este alto funcionario norteamericano con relación a lo que puede haber encontrado la CPI con respecto a actuaciones de militares y de jefes militares israelíes”. Esta preocupación recuerda una infidencia – pocamente divulgada – que se lee en un cable diplomático secreto del 2010 dado a conocer por Wikileaks.

Durante una conversación con diplomáticos norteamericanos se lee lo siguiente por parte del Coronel Liron Libman quien notó que la CPI era una “instancia peligrosa para Israel”, pero consideró que la corte no tenía jurisdicción para juzgar a los israelíes por la operación de Gaza.

Libman es un alto funcionario israelí conocedor de las reglas que imperan en el derecho internacional, al haber ostentado durante muchos años el cargo de Jefe del Departamento de Derecho Internacional del Ejército de Israel (IDF).

Resulta oportuno recordar también que el 19 de junio del 2018, Estados Unidos se retiró formalmente del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas: ello después de una votación en la que se decidió crear un órgano de investigación para acreditar las violaciones a los derechos humanos cometidas por las fuerzas de ocupación de Israel contra los manifestantes que participaron a la denominada “Marcha del Retorno”.

A modo de conclusión

Este anuncio hecho por parte de la Fiscal de la CPI en la víspera de los días en que se celebra la Navidad, constituye una esperanzadora señal en Palestina.

En particular para muchas familias palestinas que esperan ansiosas, y desde muchos años, que la justicia penal internacional se interese por las diversas exacciones cometidas por los altos mandos militares israelíes en contra de la población civil palestina.

Por: Nicolas Boeglin, profesor de Derecho Internacional Público, de la facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Fuente: Blog de Derecho Internacional de Costa Rica

Edición: Comunidad Palestina de Chile