OK

Actualidad / Noticias

Legisladora palestina es liberada después de 20 meses en prisión sin juicio

28/02/2019


Khalida Jarrar queda en libertad bajo custodia israelí después de casi dos años de detención administrativa.

La parlamentaria palestina Khalida Jarrar, de 56 años, fue liberada el jueves por la mañana después de casi dos años de detención administrativa israelí sin juicio. Esta no es la primera vez que Israel pone a Jarrar bajo detención administrativa, una práctica en la que los detenidos son recluidos sin cargos ni juicio.

Jarrar fue arrestada por primera vez en abril de 2015 y estuvo bajo detención administrativa durante seis meses, luego de que se negara a cumplir con una orden de expulsión militar. El ejército de ocupación israelí le había ordenado que abandonara su hogar en Ramallah en un plazo de 24 horas y se mudara a Jericó por un período de 1,5 años. Los militares israelíes la acusaron de ser miembro del Frente Popular para la Liberación de Palestina, un partido al que representa en el Consejo Legislativo Palestino, pero que está prohibido por Israel.

"Todavía no sé por qué me arrestaron, solo me dijeron que soy peligrosa", dijo Jarrar durante una recepción en Ramallah el jueves por la tarde. "Esto es lo que siempre decimos cuando se trata de la detención administrativa, que es arbitraria. Que siempre es por razones políticas y por eso exigimos poner fin a esta práctica ilegal".

La detención de Jarrar condujo a una campaña mundial para su liberación. Finalmente fue liberada de la detención administrativa y llevada a juicio, donde enfrentó 12 cargos, la mayoría de los cuales involucraron su trabajo parlamentario y activismo: su asociación con el FPLP, participación en protestas, discursos y entrevistas en los medios de comunicación, una visita a una carpa de solidaridad para los prisioneros palestinos, y la incitación a secuestrar a soldados israelíes. En diciembre de 2015, Jarrar fue condenada a 15 meses de prisión como parte de un acuerdo de culpabilidad.

Fue puesta en libertad en junio de 2016, pero fue arrestada nuevamente un año después, en julio de 2017. Desde entonces ha estado en detención administrativa.

"Me reuní con prisioneros de toda Palestina, desde Jerusalén hasta Cisjordania y Gaza", dijo a los periodistas durante la recepción. "Mujeres y menores presos. Su mensaje es uno: quieren la libertad. La segunda demanda es un llamado a la unidad palestina".

"Tengo sentimientos encontrados. Dejé atrás a 48 mujeres presas que sufren y quieren libertad", continuó Jarrar. "Por otro lado, estoy muy feliz de ser liberada porque no hay nada como ser libre. Me da la fuerza para seguir luchando por las mujeres encarceladas".

Según el abogado de Jarrar, Mahmoud Hassan, a su familia le habían dicho con anticipación que la orden administrativa no se renovaría a menos que se recibiera nueva información significativa. Originalmente, se suponía que Jarrar sería liberada el jueves por la tarde, pero las autoridades israelíes decidieron dejarla ir a primera hora de la mañana, muy probablemente para no llamar la atención de los medios.

Las órdenes administrativas se pueden renovar indefinidamente por hasta seis meses cada vez, y se pueden usar para extender el tiempo en la cárcel de alguien que ha terminado de cumplir su sentencia. Las órdenes se revisan cada seis meses, pero a los detenidos no siempre se les informa de los delitos por los que se les acusa o se les muestran las pruebas en su contra. El resultado es que es prácticamente imposible defenderse.

Según el derecho internacional, la detención administrativa solo debe utilizarse en los casos más extremos. En la mayoría de los sistemas legales modernos, la policía o los fiscales liberan a los sospechosos cuando no tienen suficiente evidencia para acusarlos de un delito. En Israel, especialmente cuando el sospechoso es palestino, los fiscales y las fuerzas de seguridad a menudo encuentran otras formas de mantenerles tras las rejas.

Hace varios años, en el momento de las huelgas de hambre masivas de prisioneros palestinos, un alto funcionario israelí confirmó que el Estado utiliza la detención administrativa en muchos casos por pereza o cuando simplemente no se había molestado en reunir pruebas suficientes.

Según el grupo de derechos de los prisioneros palestinos Addameer, a fines de diciembre de 2018 Israel tenía a 480 palestinos en detención administrativa, incluidos ocho miembros del Consejo Legislativo Palestino.

Jarrar fue elegida para el PLC en enero de 2006, después de años de activismo político en apoyo a las mujeres y presos. Está casada, tiene dos hijas y fue la primera mujer elegida para el PLC en nombre del Frente Popular para la Liberación de Palestina. Entre 1993 y 2005, fue la jefa de Addameer y siguió siendo miembro del comité de gestión del PFLP después de su elección.

Más allá de su trabajo parlamentario, Jarrar ha sido una activista de izquierda y feminista durante años. Anteriormente estuvo involucrada en el intento de la Autoridad Palestina ante la Corte Penal Internacional de presentar denuncias por los crímenes de guerra israelíes contra los palestinos, muchos de los cuales afirman que es la verdadera razón de su arresto y la continuación de su detención.

Fuente: 972mag.com
Traducido y editado por Comunidad Palestina de Chile