OK

Actualidad / Noticias

Palestinos advierten a Israel sobre el peligro de "inflamar la situación" tras el cierre a los musulmanes de un recinto próximo a la Explanada de las Mezquitas

19/02/2019


El Gobierno palestino advirtió a Israel sobre el impacto que sus "políticas represivas" puede tener en el pueblo musulmán.

La Presidencia de Palestina advirtió a Israel sobre el peligro de "inflamar la situación" tras el cierre a los musulmanes de un recinto próximo a la Explanada de las Mezquitas, situado en la parte oriental de Jerusalén, lo que ha causado altercados.

Palestina adjudicó al Gobierno israelí "toda la responsabilidad por el completo deterioro y tensión", y dijo que "sus continuas políticas represivas y arbitrarias" pueden "inflamar los sentimientos" de los palestinos y causar reacciones, informó la agencia oficial palestina Wafa.

La zona donde se produjeron los incidentes, en las inmediaciones de la conocida como Puerta Dorada o de la Misericordia, alojaba las oficinas del comité de patrimonio islámico, cerradas por la policía israelí en 2003 por presuntas actividades políticas. Su clausura hasta nueva orden fue establecida por una sentencia judicial en 2017, recogió el diario digital Jerusalem Post.

Hoy, un nutrido grupo de musulmanes acompañados por representantes del Waqf (la autoridad jordana de patrimonio islámico que administra la Explanada), intentaron entrar, lo que provocó enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes desplegadas en ese punto, señaló el medio.

La Policía israelí detuvo a cinco personas, pero las visitas a la Explanada continuaron con normalidad.

Este recinto, uno de los puntos claves de la cuestión palestina, está situado en la Ciudad Vieja de Jerusalén Este, zona ocupada por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967 y que los palestinos reivindican como capital de su futuro estado.

La Explanada aloja la mezquita de Al Aqsa y el Domo de la Roca y, tras La Meca y Medina, es el tercer lugar más sagrado para el islam, que lo denomina Noble Santuario, mientras que es el sitio más venerado para los judíos, que lo conocen como Monte del Templo, y a sus pies se encuentra el Muro de las Lamentaciones.

En su comunicado, la Presidencia palestina pidió "la preservación del statu quo" del lugar santo, custodiado por Jordania tras un pacto ratificado en los Acuerdos de Paz entre Israel y Palestina en 1994.

Estas declaraciones se dan en medio de un prolongado clima de tensión entre ambas naciones desde que Israel implementara acciones como la construcción de la Franja de Gaza y los continuos atentados contra la población civil de Palestina.

Fuente: Debate