OK

Actualidad / Noticias

Entrevista a Lina Meruane: Soy "totalmente palestina en mi apoyo político a la liberación palestina"

13/12/2018


En el marco de la Furia del Libro que se realiza entre el 13 y el 16 de diciembre en el Centro Cultural Gabriela Mistral, la destacada poeta y escritora chilena de origen palestino, Lina Meruane, hará lectura de su última publicación: el poema-ensayo "Palestina, por ejemplo".

En medio de la vorágine de fin de año, Lina Meruane compartió una entrevista con este medio para dar a conocer sus opiniones y adelantó qué se encontrará en su texto "Palestina, por ejemplo". Además, dedicó gran parte de la entrevista a su visión política sobre la cuestión Palestina.

Este 14 de diciembre leerá un ensayo-poema que se titula "Palestina, por ejemplo", ¿cuál es la crítica que se puede encontrar en dicho texto respecto a la Cuestión Palestina?


Este libro contiene un ensayo que escribí en forma de poema para contextualizar históricamente la escritura de mi libro anterior, "Volverse Palestina". En este ensayo-poema me refiero a los genocidios que preceden al holocausto y también al lento genocidio palestino. El énfasis sobre el holocausto ha invisibilizado o borrado la existencia de otros exterminios brutales, el Armenio (bajo el Imperio Otomano), el de las tribus africanas Herero y el Nama (por los alemanes, antes del surgimiento del nazismo) y los setenta años de desplazamiento, guetoización, criminalización y lento genocidio de la comunidad palestina bajo ocupación israelí. Así, el caso Palestino es otro ejemplo de la violencia feroz, de la violencia silenciada, contra todo un pueblo.

¿Vuelve en este ensayo-poema al asunto del lenguaje?

El lenguaje es mi material de escritura, y por eso en este poema me pregunto, tal vez retóricamente porque no tengo respuestas a mis propias preguntas, cuál es el rol del escritor y de la escritora en los contextos del conflicto. Regreso a las notas de guerra de Virginia Woolf, que vivió el ataque aéreo alemán de la Segunda Guerra Mundial, y recuerdo a otros escritores que hablaron sobre la escritura en tiempos difíciles. Y regreso a la política de la palabra, a la necesidad ética de llamar a las cosas por su nombre.

Ud. ha dicho en su libro "Volverse Palestina" que "el lenguaje te delata, porque evidencia dónde estás parado en el conflicto". En ese sentido, los medios de comunicación masivos transmiten los ataques de Israel como actos de legítima defensa frente a los de Hamás u otros grupos o actos de resistencia -lo hemos visto en las marchas por el retorno en Gaza, por ejemplo-; el mismo ejército de Israel se autodenomina como "Fuerzas de Defensa de Israel"; También se puede mencionar el antisemitismo como dispositivo para censurar y acallar cualquier crítica a las políticas del Estado de Israel. ¿Cree que se deben hacer mayores esfuerzos en comunicar de mejor manera la situación de colonización, apartheid, control, expulsión y ataques israelíes al pueblo palestino en su territorio histórico de Palestina?

Absolutamente, todos tenemos esa responsabilidad pero tal vez sobre todo son los medios quienes tienen la responsabilidad no sólo de informar sobre el evento más reciente sino de indagar en lo que provocó cada incidente más allá de los comunicados de prensa (en la que la Causa Palestina no tiene voz), y de explicar el contexto colonial en el que ocurren estos ataques. Por supuesto, al hacerlo se enfrentan ante las quejas y acusaciones de una organización llamada Liga Antidifamación o bien de las embajadas israelíes que ejercen una cuidadosa vigilancia sobre lo que se dice de las políticas de Israel, y continuamente vinculan las críticas legítimas contra las acciones de ese gobierno con antisemitismo. Y no digo que el antisemitismo no exista, como existe también la islamofobia, el racismo, etc, lo que digo es que igualar las críticas a las políticas racistas del gobierno israelí contra la población palestina con antisemitismo es manipular la realidad.

En "Volverse Palestina", Ud. narra cómo se resignificó como palestina a partir de algunos hechos. ¿Cuán Palestina se considera Ud.?

Totalmente palestina en mi apoyo político a la liberación palestina. Sólo mitad palestina en cuanto a mis genes. Bastante palestina pero sobre todo muy chilena en lo cultural.

¿Cómo ve a Chile respecto al apoyo que da al pueblo palestino y a Palestina?

Chile tiene la mayor población palestina fuera del mundo árabe, más el apoyo de muchos chilenos que tienen relaciones históricas, afectivas, laborales con esta gran comunidad. Y hay mucha presencia palestina en la diplomacia chilena y en el poder legislativo, eso ha incidido en que se haya dado apoyo económico a las familias, colegios e instituciones culturales palestinas, y que se hayan puesto ciertos límites a la presión israelí en determinados temas. Sin embargo, me parece que el apoyo del gobierno chileno a la causa palestina continua siendo insuficiente.

¿Cuál es su percepción sobre la eventual solución al problema Palestino? ¿Cree que Palestina está mejor o peor que antes? ¿Por qué?

La situación ha empeorado, y se va a poner peor con el giro ultraderechista que estamos experimentando -me refiero a las posiciones prosionistas de Trump y Bolsonaro a las que podrían sumarse otros líderes. Pero aun antes de eso las cosas han venido de mal en peor. La derechización del gobierno israelí, la radicalización del lobby sionista dentro y fuera de Israel, el acelerado aumento de los asentamientos y de la población israelí dentro de los territorios palestinos, el anuncio de un estado exclusivamente judío, el poderoso lavado de imagen que realiza ese gobierno, no hacen prever una solución. Yo me pregunto si será tocar fondo lo que permita un cambio como el que ocurrió en la Sudáfrica del Apartheid.

¿En qué categoría se podría considerar al pueblo palestino, como víctima, como luchador, como resistente, resiliente, etc?

Todas las anteriores.


La lectura del poema-ensayo "Palestina, por ejemplo" lo realizará este viernes 14 de diciembre a las 20 hrs en la Librería del Centro Cultural Gabriela Mistral (Alameda 227, Edificio B, Local 2).




Fuente: Comunidad Palestina de Chile / JKB