OK

Actualidad / Noticias

¿Por qué la sobreviviente de Auschwitz Esther Bejarano apoya el BDS?

13/12/2018


Esther Bejarano aprendió a amar la música de su padre Rudolf Loewy, un cantor de la comunidad judía de la ciudad de Saarlouis, en el suroeste de Alemania, donde nació en 1924. Eso fue una suerte para ella, porque la música literalmente le salvó la vida.

Bejarano habló recientemente con The Electronic Intifada en su casa de Hamburgo.

Cuando tenía 15 años, los padres de Bejarano la enviaron a un campamento sionista para prepararse para la emigración a Palestina. Pero en 1941, todos los maestros y estudiantes fueron arrestados por las SS y trasladados a un campo de trabajo cerca de Berlín.

Bejarano fue enviada a Auschwitz, en la Polonia ocupada por los alemanes, donde los nazis le permitieron tocar en la orquesta de mujeres como una alternativa al trabajo duro que rápidamente mató a muchos internados. Luego fue enviada al campo de concentración de Ravensbrück, en el norte de Alemania. En abril de 1945 escapó de una marcha de muerte forzada y unas semanas más tarde tocó música cuando las tropas aliadas que liberaban a Alemania de los nazis quemaron una imagen de Hitler.

Después de la guerra, Bejarano emigró a Palestina, pero su aversión a las políticas de Israel hacia los palestinos finalmente la llevó a regresar a Alemania.

Ella dice que ha sido llamada antisemita por hablar en contra del tratamiento inhumano que Israel inflige a los palestinos. Pero Bejarano no tiene miedo y continúa elevando su voz, calificando al Gobierno de Israel de "fascista" y diciendo que apoya el BDS, el boicot, la desinversión y las sanciones, si eso ayuda a desafiar la persecución de Israel a los palestinos.

Incluso hoy, a los 94 años, Bejarano sigue tocando música regularmente incluso con el grupo alemán de hip hop Microphone Mafia.

Persecución nazi

Fue después del pogromo de la noche de los cristales rotos contra los judíos en noviembre de 1938 cuando los padres de Bejarano la enviaron al centro de entrenamiento sionista para prepararse para ir a Palestina. Para algunos judíos era una opción huir de la persecución nazi, pero el estallido de la guerra bloqueó su emigración.

El 20 de abril de 1943, Bejarano llegó a Auschwitz después de un horrible viaje de cinco días en un vagón de ganado. Se le asignó juntar piedras grandes, trabajos agotadores y potencialmente letales. Su talento para la música abrió la puerta a la primera Orquesta de Mujeres de Auschwitz, donde tocó el acordeón.

Bejarano dice que no tenía idea de cómo tocar el instrumento, pero sabía de piano y consideraba que el teclado del acordeón era el mismo; rápidamente aprendió que era una cuestión de vida o muerte.

La orquesta tenía que tocar marchas para las prisioneras cuando iban y venían de su trabajo forzado, y también cuando llegaban los trenes que traían nuevas víctimas de los nazis al campamento. Mientras los comandantes del campamento estuvieran satisfechos, los miembros de la orquesta podrían evitar una muerte segura en las cámaras de gas.

Cuando Bejarano estaba en Auschwitz, la Cruz Roja Internacional buscó a los presos bastardos. Debido a que tenía una abuela paterna cristiana, los nazis consideraban a Bejarano una bastarda, una persona de ascendencia mixta judía-aria. Por lo tanto, de acuerdo con la ley nazi, no debería haber sido deportada a un campo de exterminio.

Sus amigos la convencieron de que se presentara ante la Cruz Roja como una bastarda porque le ofrecía la oportunidad de salir de Auschwitz. Si ella sobrevivía "luego podría contar a la gente lo que hemos pasado", recuerda que le dijeron.

Bejarano fue aceptada y trasladada al campo de concentración de mujeres de Ravensbrück en septiembre de 1943, donde sobrevivió a las dificultades de los trabajos forzados para el gigante industrial alemán Siemens.

Lamentablemente, la condición de bastardos no ofreció protección a sus padres, Rudolf y Margarethe Loewy. Ambos fueron fusilados por los nazis en los bosques de Kovno, Lituania, en noviembre de 1941.

No hace mucho, Bejarano supo que su hermana Ruth fue asesinada en Auschwitz el 1 de diciembre de 1942. "Esto es muy fatídico porque llegué a Auschwitz en abril de 1943 y si ella hubiera vivido la habría encontrado allí", dice.

Emigracion a Palestina

Después de la liberación que llevaron a cabo las tropas estadounidenses y soviéticas en 1945, Bejarano fue a Palestina, donde su hermana Tosca, por deseo de sus padres, se había establecido antes de la guerra.

Bejarano formaba parte de un grupo que viajaba en barco desde Marsella a Palestina. "Queríamos desarrollar el país junto con los palestinos", recuerda. "En general, los palestinos nos ayudaron. No solo a nosotros, sino también los primeros judíos que vinieron al país".

"Queríamos trabajar la tierra juntos. Pero fue diferente con David Ben-Gurion y Golda Meir", dice, refiriéndose a los líderes sionistas fundadores de Israel. "Dieron la vuelta al sionismo y luego los sionistas dijeron "nosotros somos los dueños de la tierra". Esa no era nuestra idea".

Aún así, Bejarano pasó 15 años en Israel, donde se casó con Nissim Bejarano, un camionero nacido en el país como hijo de una familia que había venido a Palestina desde Bulgaria. "Mi esposo y yo no podíamos soportar la política israelí. Fue una catástrofe", dice ella. "La vida fue difícil porque no estábamos de acuerdo con las cosas terribles que se hicieron a los palestinos".

Israel "luchó contra ellos, echó a los palestinos. No se fueron solos, se vieron obligados a irse. Simplemente no podíamos soportar eso".

"Fui soldado en la guerra por la independencia contra los británicos. Sentí que estaba justificado pelear", dice ella. "No toqué un arma. Di muchos conciertos".

Su marido Nissim era pacifista y después de participar en dos guerras ya no pudo volver a hacerlo, agrega Bejarano. "Vio lo que los israelíes habían hecho a los palestinos y no podía soportarlo".

Rechazar el servicio militar también fue difícil. "Habría terminado en la cárcel, así que no tuvimos más remedio que irnos", dice Bejarano. "Tenía la ciudadanía alemana y hablaba alemán", dice ella, por lo que volvieron al país de su nacimiento.

"Fue muy difícil porque era el país de los perpetradores".

Proteger el "gobierno fascista" de Israel

En Alemania, Bejarano todavía tenía que lidiar con la realidad de Israel. Dice que muchas personas en Alemania se oponen a las políticas de Israel, pero los que se pronuncian a menudo son acusados de antisemitismo.

"También me han llamado antisemita", dice Bejarano. "Siempre digo que estoy en contra de las políticas inhumanas hacia los palestinos y en contra de la guerra. Con la guerra no se puede lograr la paz. Luego me encuadran como antisemita".

En Alemania es casi imposible criticar a Israel por la sencilla razón de que "se sienten responsables de los judíos que quedaron y luego fundaron este Estado judío", explica Bejarano. "Los protegen y ven como un deber hacerlo. Cuando alguien habla en contra de Israel, entonces ocurre un gran teatro, y [los grupos pro-israelíes] para nada quieren eso".

Como resultado, las personas que desean organizar eventos en Alemania sobre políticas israelíes, como la confiscación y el asentamiento de tierras palestinas, enfrentan constantes intentos de detenerlos.

"Es un escándalo porque las políticas terribles de Israel deben ser aclaradas", dice Bejarano.

"Si nuestro Gobierno, por una vez, dijera: "Somos amigos de Israel, pero sus políticas deben cambiar porque ese no es el camino a seguir", nadie intentaría bloquear las pruebas", afirma.

"La única opción es que ilumines a la gente y les digas: "Escucha, no es así"".

Refiriéndose a los líderes israelíes actuales, como el primer ministro Benjamin Netanyahu y el exministro de defensa Avigdor Lieberman, Bejarano dice: "Son fascistas. Es un Gobierno fascista. No tengo otro nombre para eso".

El espacio para debatir el activismo en BDS -boicot, desinversión y sanciones- es muy limitado en Alemania.

"Si [BDS] ayuda, ese es otro problema. Para muchas personas aquí está fuera de discusión", observa Bejarano. "Pero digo que si ayuda a poner algún escollo en el camino de las terribles políticas [israelíes], entonces estoy a favor. Porque he experimentado lo que es el fascismo".

Estado palestino

Bejarano adhiere a la opinión general de que la paz se puede lograr con una solución de dos estados. "La única manera de hacer posible la paz es que surja un segundo Estado [palestino] y que algún día tengan relaciones económicas entre ellos", dice. "Entonces puedes hablar de amistad".

Cuando se le preguntó si esto es posible con unos 600,000 colonos israelíes que residen en la Cisjordania ocupada, ella responde: "No tienen negocios allí. Nada en absoluto, ¿y sabes quiénes son estos colonos? Estos son los estadounidenses y los rusos, los ucranianos. Ellos no nacieron allí".

Agrega que la idea de que la tierra "pertenece a los judíos porque vivieron allí hace 2.000 años es la mayor tontería que puede haber".

"Hubo muchos turcos y árabes que siempre han vivido allí. Los judíos vinieron más tarde", afirma ella, insistiendo en que todos los colonos de Cisjordania deberían irse.

Hitler no inventó el antisemitismo

Bejarano dice una verdad importante que pocos se atreven a decir: "En Alemania, y en muchos otros países, no se distingue entre judaísmo y sionismo. Piensan que Israel, el sionismo y el judaísmo es todo lo mismo".

"Todo está concentrado y de ahí viene el antisemitismo", agrega. "Y lo más duro es que los alemanes ahora, para limpiarse, por así decirlo, dicen que el nuevo antisemitismo proviene de los musulmanes".

Así es como "quieren protegerse del nuevo antisemitismo, pero el antisemitismo ha existido desde la Edad Media", afirma Bejarano. "El antisemitismo no fue inventado por Hitler, sino por la Iglesia Católica".

Ella dice que el fenómeno sigue existiendo entre los alemanes, como ocurre en otros países.

Derecho a la resistencia

"La situación en Gaza es realmente mala", dice Bejarano. "Hay que ver cómo vive la gente allí y cómo actúan los israelíes contra ellos".

Ella está horrorizada de que cuando los jóvenes palestinos protestan en Gaza, como lo han estado haciendo regularmente como parte de los mítines de la Gran Marcha del Retorno desde marzo pasado, "son simplemente fusilados" por francotiradores israelíes.

"Pero en mi opinión, los palestinos tienen el derecho de oponerse a lo que los israelíes les hacen. Tienen derecho a hacer eso", afirma. "¿O simplemente deberían ser asesinados por los israelíes?"

"Dicen que "Hamás lanzó sus cohetes contra Israel y ellos son responsables de la guerra"", afirma Bejarano, recordando las excusas de Israel. "Pero, ¿quién la comenzó? No los palestinos. Son los israelíes quienes enviaron a todos los palestinos fuera del país".

Su mensaje para los jóvenes palestinos es: "Quiero que sigan y espero que pronto tengan su propio país. Pero no puedo hacer nada al respecto".

Ella espera que los palestinos "intenten llegar a un acuerdo por sus vidas y no se vuelvan racistas. Todo ser humano es valioso. Y tienes que aceptar si alguien hace algo bueno y tienes que rechazar las cosas malas que hacen las personas".

"Deseo lo mismo para los jóvenes israelíes. Muchos de ellos abandonaron Israel porque no tienen manera de vivir allí", agrega, refiriéndose al alto costo de la vivienda y a la cantidad de jóvenes israelíes que no quieren ser reclutados en el ejército.

"Simplemente ya no pueden vivir en Israel. Es por eso que tantos se han mudado a Berlín".

Por: Adri Nieuwhof

Fuente: Electronic Intifada

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.