OK

Actualidad / Noticias

El caso de Palestina y el doble estándar de los países frente al asesinato de periodistas

19/10/2018


Tras el presunto asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Turquía, ha comenzado una espiral de discursos y reacciones diplomáticas que ponen el acento en la amenaza que supone este crimen a la libertad de expresión. Sin embargo, cuando se trata de asesinatos a periodistas palestinos por parte de Israel, los derechos humanos se relativizan y las muertes quedan impunes.

El 2 de octubre se vio por última vez a Jamal Khashoggi, y esta semana la policía turca informó que habrían encontrado "certeras evidencias" de que habría sido asesinado. Tras eso, Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, viajó a Riad de urgencia para aclarar el asunto reuniéndose con el rey y el príncipe heredero de la monarquía saudita. Incluso, se habla de la posibilidad de involucrar al FBI en la investigación. Sin embargo, esta agilidad contrasta con los asesinatos, dificultades y censuras que sufren los periodistas palestinos por parte de Israel.

Entre enero y marzo de 2018, Israel había asesinado al menos a seis periodistas en Gaza. En abril, al menos ocho periodistas gazatíes fueron heridos por armas de fuego. Un caso fue el de Hadi Abu Libdeh, de 25 años, quien el 29 de abril el ejército de ocupación le disparó en la boca mientras transmitía en vivo con su celular las protestas en Gaza.

En mayo, cuando recién comenzaba la Gran Marcha por el Retorno, se conoció el asesinato del videorreportero Yasir Murtaja, quien fue el primer reportero que cayó ultimado en el marco de estas manifestaciones. Luego, se supo de Ahmad Abu Husein, de 26 años, asesinado el 13 de abril y hacia fin del mes, Israel asesinó a los periodistas palestinos, Abd Rahman Kahlun, quien fue herido de gravedad por un disparo en su cabeza, en conjunto con el periodista, Hashim Hamada, alcanzado por una bomba de gas en su cabeza.

El caso mencionado del videoreportero, Yasir Murtaja, de 30 años, fue uno de los que tuvo alcance mundial, pues pese a que llevaba puesto un chaleco antibalas azul con la palabra "Press", un francotirador israelí le disparó. Una semana después, murió desangrado en el hospital de Jan Yunes dejando a su hijo de 15 meses. En esa ocasión, otros cinco periodistas resultaron heridos por disparos de los soldados israelíes.

Ante este caso, solamente la Asociación Nacional de Periodistas de Israel pidió al jefe del Estado Mayor del Ejército israelí que abra una investigación sobre la muerte del periodista Yasir Murtaja en Gaza. En ningún caso, algún ministro de otro país se pronunció.

Restricciones impuestas por Israel

Según ha informado Reporteros Sin Fronteras, en julio de 2017 las fuerzas israelíes han usado intimidaciones, violencia, detenciones e incluso, el obstáculo físico para impedir la cobertura periodística de manifestaciones que se realizaban en la mezquita Al-Aqsa en Jerusalén Ocupada. Entonces, al menos diez periodistas y fotógrafos palestinos resultaron heridos en los ataques a los manifestantes por parte de las fuerzas de ocupación israelíes en Jerusalén y Belén, donde comenzó la crisis el 14 de julio de 2017.

La misma organización solicitó una investigación independiente sobre el crimen contra la libertad de prensa en el caso de Yasir Murtaja, y el 15 de mayo Reporteros Sin Fronteras envió una carta a la Fiscal de la Corte Penal Internacional para que, en el marco de la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, abordara los disparos de francotiradores del Ejército Israelí en contra de una veintena de periodistas palestinos, por considerar que estaban cometiendo crímenes de guerra y violaba el artículo 15 del Estatuto de Roma.

Castigo por grabar, censurar y por ser palestinos

Reporteros Sin Fronteras solicitó al parlamento israelí en junio de 2018, que rechazara la propuesta de ley que pretendía criminalizar la filmación, grabación y la publicación de soldados israelíes en el ejercicio de sus funciones, por considerar que la propuesta de ley violaba el derecho a la información. El texto legal buscaba condenar con cinco años de cárcel a los periodistas por "dañar la moral de los soldados israelíes" y diez años de prisión por "dañar la seguridad del Estado".

Hace un mes, seis periodistas fueron detenidos por soldados israelíes en Cisjordania acusados por Israel de trabajar para Hamás, en lo que fue considerado por Reporteros Sin Fronteras como una detención motivada únicamente por razones políticas.

¿Y la libertad de expresión?

Según datos aportados por HispanTV, 28 periodistas palestinos están actualmente en prisiones israelíes; entre el 2008 y el 2017, 226 periodistas palestinos fueron arrestados por Israel; en 2014 fueron destruidos ocho medios de comunicación palestinos; 40 periodistas y empleados de los medios de comunicación fueron asesinados por Israel entre 2000 y 2014.

Según informa, Press Emblem Campaign (PEC) el número de periodistas asesinados este año subió a 44 en 18 países durante los primeros cuatro meses de 2018, 28 más que durante el mismo periodo del año pasado.

Fuente: Reporteros Sin Fronteras / Federación Palestina / Agencias
Edición: Comunidad Palestina de Chile