OK

Actualidad / Noticias

Iglesia Ortodoxa: 100 años de presencia en Chile

18/10/2018


Para conmemorar este importante aniversario, el Patriarcado de Antioquia, encabezado por su eminencia reverendísima, Monseñor Sergio Abad, realizará diversas actividades.

La historia de la Iglesia Ortodoxa en Chile y, en particular, de la presencia del Patriarcado de Antioquía, tiene sus orígenes en la antigua inmigración que se produjo desde el Medio Oriente a nuestro país. A fines del Siglo XIX, muchos cristianos ortodoxos querían mantener su fe ancestral y salieron de sus tierras en busca de una mejor vida.

En ese sentido, el párroco de la Iglesia Santa María, Francisco Salvador, explicó que para conmemorar este centenario "nuestro padre y Arzobispo, Monseñor Sergio Abad, nos instó a focalizarnos en un plan de desarrollo, modernización y expansión de la ortodoxia. Para ello, es fundamental que cada parroquia sea capaz de entregar respuestas y soluciones a los problemas actuales de nuestros fieles. Hemos estado realizando encuentros interparroquiales y encuestas para conocer las necesidades de nuestros fieles cristianos ortodoxos".

El programa de actividades incluye la impresión de textos sobre la Fe Ortodoxa, charlas y conferencias sobre los 100 años de historia en Chile, además de un libro con toda la información y fotografías de su desarrollo en nuestro país. Todas estas actividades tendrán un acto central y una misa el próximo domingo 28 de octubre que será presidida por monseñor Sergio Abad y el clero en pleno. Otro paso importante que dio la iglesia ortodoxa es solicitar a las autoridades del gobierno del presidente Sebastián Piñera una capellanía tanto en el Palacio de La Moneda como en diversas instituciones del país.

Para Francisco Salvador constituye un orgullo ser parte de la Iglesia Ortodoxa que ha crecido de manera importante en nuestro país. "Actualmente -afirmó- las personas tienen sed de espiritualidad. La iglesia tiene el desafío de ser el manantial de vida, el camino y la solución en Cristo nuestro Señor".

Principales hitos en estos 100 años

En 1914 por instrucciones del Patriarca Gregorio IV de Antioquia, se realizó la primera visita a Chile de Monseñor Elías Dib, Arzobispo de Tiro y Sidón (de Nazaret y Margeyioun- sur del Líbano) cuyo viaje también incluyó Brasil y Argentina. Dos años después, Monseñor Elías ya presidía la Iglesia Ortodoxa en Chile y ordenaba sacerdote al Padre Salomón Yuri (originario de Beit Jala, Palestina). La inauguración de la Catedral San Jorge, primera Iglesia Ortodoxa en nuestro país, el 24 de octubre de 1917, fue el primer hito fundamental de su historia en Chile.

Este templo se situó en el barrio de Patronato, lugar donde residía la comunidad árabe en esos años. En 1951 llegó el Padre Nicolás Abusada, procedente de Beit Jala y un año después arribó el Padre Archimandrita Meletios Faruch desde Homs, Siria. En 1970 se designó a José Elías Aboid como administrador de la Iglesia Ortodoxa en nuestra y en 1972 se logró la Personalidad Jurídica de Derecho Público.

Durante esta década tres nuevas parroquias reforzaron la presencia del Patriarcado de Antioquia en nuestra nación. En 1973 se inauguró la Iglesia Santa Elena de la Pintana y, cinco años después, 1978 se inauguraron la Iglesia Santa María en la comuna de Providencia y la Iglesia San Jorge de Rancagua. Ese mismo año, la comunidad ortodoxa recibe la visita de Su Beatitud Elias IV (Mouawad) patriarca de Antioquia con una delegación de obispos y arzobispos. La Iglesia San Nicolás inaugurada en 1984, se convirtió en la sexta parroquia del Patriarcado de Antioquia.

Desafíos y agenda a futuro

Al hablar de los desafíos de esta iglesia, Francisco Salvador se refirió a la necesidad de generar un real impulso para crear nuevas iglesias a pesar de que existen diversas comunidades a lo largo del país. "Las nuevas directrices de nuestra iglesia ?agregó- tienen ese objetivo. Crearemos un Centro de la Fe Ortodoxa, donde tendremos en el mismo espacio, un gran Templo construido acorde a nuestras milenarias tradiciones, un monasterio, un lugar de retiros espirituales, un museo de la Fe ortodoxa que será el corazón de la Ortodoxia, y de ahí se irrigará el amor de Cristo a todos los rincones del país".

El padre Salvador afirma que la educación de los fieles es fundamental. "Saber exponer nuestras creencias es la manera de defender nuestros valores y principios cristianos ortodoxos". Por ello, el uso de las herramientas tecnológicas es otro desafío dentro de los planes de modernización. Se están desarrollando clases por internet y transmisión de la misa dominical a través de streaming. Para el padre no existen temas ocultos en la Iglesia. Afirma, que temas valóricos que actualmente se discuten en la agenda nacional, como la ley de aborto, la eutanasia y la diversidad sexual, siempre han estado presentes en la fe ortodoxa.

"La Iglesia los ha entendido profundamente y ha expresado su creencia desde hace siglos, con afirmaciones claras y precisas. Una persona no se puede definir por su sexualidad o por su profesión, sino más bien como hijo de Dios. Si no vivimos acorde a su voluntad, creemos que somos nuestros propios dioses y hacemos lo que queremos, esto nos lleva a la ruina moral y espiritual en la que vivimos".

Por: Gazan Qahhat
Fuente: Al Damir