OK

Actualidad / Noticias

Diputado Jaime Bellolio tras viaje a Palestina: "He desmitificado ciertos prejuicios que tenía antes de conocer la realidad en vivo"

04/09/2018



El parlamentario UDI describe a El Desconcierto los hechos ocurridos durante la expulsión de la zona de la ciudad de Hebrón y recuerda con especial impacto una conversación con Jana, prima de la activista Ahed Tamimi, que a sus 12 años le entregó "una reflexión brutal y muy profunda" sobre las situaciones que no se pueden normalizar.


Hace ocho años viajó a Tel Aviv (Israel) gracias a una beca de la Universidad de Chicago, pero no conocía la realidad Palestina. El diputado Jaime Bellolio (UDI) fue parte de la delegación de parlamentarios y parlamentarias chilenas que viajó la semana pasada a Cisjordania, la zona ocupada de Palestina. Todos ellos formaron parte de una misión de observadores de la realidad de los de campos de refugiados y de la población civil palestina. Su actividad fue noticia la semana pasada cuando denunciaron que un grupo de soldados israelíes los expulsaron de una zona de la ciudad de Hebrón.

- ¿Cómo valora su viaje?

- Me había tocado ver la realidad israelí y tenía ciertos prejuicios antes de viajar, especialmente de que algunos de los reclamos pudieran ser un poco exagerados. Quienes llevan la causa en Chile, muchos de ellos, no todos, tienen un doble estándar en materia de derechos humanos, porque consideran que allí los hay pero por las mismas situaciones en otros lugares de América Latina consideran que no. Pero una vez que llegamos allá ese prejuicio desapareció completamente.

- ¿De qué se dio cuenta?

- El pueblo palestino vive bajo una dictadura militar, donde hay una conculcación de los derechos esenciales, de la libertad de movimiento, la libertad de expresión, de organización, de autodeterminación? Son un conjunto de materias que no han sido aceptadas, cuestión que ha sido exacerbada no por el pueblo judío ni por el pueblo israelí, sino por el gobierno que hoy día está al mando en Israel. Ver la situación de las colonias y el muro, la situación de discriminación en términos legales -son juzgados por leyes militares y no por leyes civiles-, casi sin derecho a la defensa, es una cuestión muy brutal. Pasamos muchos checkpoints, pero a nosotros nunca nos registraron ni nos detuvieron. Ahora, siempre anduvimos por caminos palestinos y, aún así, había algunos que tenían una barrera amarilla media informal que en cualquier minuto podían llegar [los soldados israelíes] y cerrarla. La incertidumbre es muy dañina en ese momento y se nota la lógica de control, casi de poner en sumisión.

- ¿Qué pasó en el episodio que denunciaron en el video?

- Hebrón es una ciudad que te deja muy claro como la política de militarización ha vaciado ciudades por completo. La parte antigua hoy día está prácticamente desierta y los palestinos no pueden caminar por las mismas calles que caminamos nosotros. Una vez terminada la exposición con nuestro anfitrión, teníamos que caminar unos 80 metros para llegar a nuestro bus y ahí nos encontramos con un grupo de nueve o diez soldados israelíes. Empezaron a hablar en árabe con el dueño de casa, pero él nos tradujo que los soldados decían que el lugar era de uso exclusivo militar y que no podíamos pasar por ahí. El dueño de casa les dijo que le mostraran cuál era el mapa de las zonas militares porque él no las conocía, que una hora atrás [esa parte] no lo era. Les contó que estaba con una delegación de parlamentarios chilenos y los soldados le dijeron que nos iban a escoltar hasta el bus. Eso ocurrió. Yo me quedé un poco atrás para tratar de hablar con alguno de ellos. Le hablé en inglés a un par. Uno de ellos me empezó a responder y cuando el comandante del grupo se dio cuenta, lo retó en hebreo y se acabó. No me dejaron hablar con él. No hubo ningún uso de la fuerza o violencia, salvo la lógica de amedrentar con su presencia y escoltarnos hasta donde estábamos nosotros.

delegaci����¯�¿�½������³n diputados palestina/ Jaime Bellolio


- ¿Cuáles fueron los comentarios entre ustedes, diputados, después, una vez en el bus?

- Que se veía con mucha claridad como funciona este hostigamiento. Después lo entendimos mucho mejor porque nos juntamos con un ex soldado israelí de una organización que se llama Breaking the Silence y entendimos por qué habían hecho eso. Tal como nos dijo él, que ademas había estado a cargo de Hebrón por más de un año, la lógica militar es hacer que la presencia se sienta con el fin de prevenir un potencial ataque y para eso hay que aparecer de sorpresa, tomar control de determinados lugares, no dejar salir, hacer represión? Es parte del entrenamiento. Lamento que algunos hubieran leído esto como que nosotros estuviéramos provocando. No hubo ni un ápice de provocación, sino que fue nuestra estadía allí lo que para algunos fue una provocación.

- Sí, de hecho la embajada de Israel el Chile lo calificó así de ?provocación?.

- Simplemente, como observadores, vimos una realidad que a todas luces es una brutalidad. Algunos, lamentablemente, también quieren confundir eso como si yo fuera antisemita, anti pueblo judío y quiero decir que tengo la mayor simpatía por el pueblo judío y el pueblo israelí, que ha hecho contribuciones a Chile y al mundo. Pero eso no justifica que el gobierno de Israel viole a los derechos humanos. La política de Estado que ha hecho Israel ha sido tratar de justificar las colonias y el muro por motivos de seguridad. Además, están negociando con Estados Unidos y con Hamás, no con Cisjordania, donde la autoridad palestina tiene la propuesta de la resistencia pacífica. Hay un contrasentido muy ilógico de darles la razón a quienes están en la lucha armada y no a quienes tienen la resistencia pacífica, que es la que apoyo con mucha fuerza.

- ¿A quiénes se refiere cuando dice que lo criticaron diciéndole que es antisemita o que va en contra del pueblo judío?

- No vale ni siquiera la pena eso.

- En un comunicado, ustedes instaron al canciller a que se pronunciara sobre los hechos. ¿Ha tenido noticias al respecto?

- Le solicitamos una reunión y le vamos a llevar un informe sobre los lugares que visitamos y algunas de las conclusiones que sacamos, para que ojalá que se pueda pronunciar. En palestina están muy contentos con la posición de Chile, especialmente del presidente Piñera, de haber reconocido oficialmente el Estado. Tanto así que en Ramallah hay una Plaza Chile, y cada vez que uno le decía que es de Chile, le abrían los brazos como "[eres] mi hermano, mi amigo". Chile puede ser un actor en la defensa de los derechos humanos, en este caso particular, en Palestina.

delegaci����¯�¿�½������³n diputados palestina/ Jaime Bellolio


- ¿Con qué momento del viaje se quedaría?

- En la casa de Ahed Tamimi me tocó conversar con Jana, su prima de 12 años. Ella me hizo una entrevista en inglés y empezamos a conversar y me dijo que la habían nombrado la periodista más joven. Yo le pregunté si eso era un orgullo para ella y me dijo que sí pero que no era algo que ella hubiese buscado. Me dijo que fue algo que se vio obligada a hacer porque esperaba que otros niños no tuvieran que vivir la infancia que a ella le ha tocado vivir y que pudieran vivir en libertad. Para mí fue una reflexión brutal por parte de una niña de 12 años, muy profunda, en donde uno da cuenta de que no puede normalizar ciertos males. También en el campo de refugiados Aida, en Belén, donde uno ve las condiciones que viven los desplazados que están refugiados en su propia tierra, con muros que separan a palestinos de palestinos. No hay justificación en términos de seguridad ni otras que puedan valer cuando uno lo ve con su propios ojos.

- ¿Cómo van a capitalizar esa experiencia en Chile?

- Personalmente, es haber desmitificado ciertos prejuicios que tenía antes de conocer la realidad en vivo. Yo seguiré siendo un activista por las causas que considero justas en materia de derechos humanos, donde deben ser respetados siempre. No existe contexto ni justificación que permita hacer violaciones a los derechos humanos. Voy a ser un activo miembro de la causa pacífica de la solución de los dos estados y de que se cumpla el derecho internacional.

Fuente: El Desconcierto