OK

Actualidad / Noticias

Dalal Halabi: Foodblogger y cocinera palestina

25/04/2018


Entrevistamos a Dalal Halabi, cocinera autodidacta y food blogger. De familia Palestina, nos cuenta cómo se vive esa cocina migrante en su casa, las principales tradiciones culinarias que aún mantiene y sus esfuerzos por difundir la comida árabe en nuestro país a través de talleres de cocina y desarrollo de recetas.

1. ¿De dónde es tu familia y hace cuánto tiempo que llegaron a Chile?
Mi familia es Palestina. Mi abuelo paterno nació en Belén y llegó a Chile por el año 40. Se casó con mi abuela, también descendiente de palestinos en Chile. Por el lado de mi mamá, lo mismo. Mi abuelo eligió Chile porque su hermano había llegado unos años antes. Sorprendentemente, Chile es un país que se parece mucho, sobre todo por lo marcada de sus estaciones, así que se adaptaron muy bien. Mi familia paterna se dedicó a la confección y la materna a la educación, ambos profesores. Somos las mujeres las que, en esta familia, heredamos la cocina palestina. Desde mi abuela, Ana Majluf Cassis por parte de padre y María Elena Osman Majluf por parte de madre. Viviana Hurtado Osman, mi mamá y Sofia Halabi, mi hermana. Nos fuimos nutriendo de olores y sabores de la cocina palestina y así aprendimos.

2. ¿Qué tradiciones culinarias son parte de tu identidad familiar?
Cocinar en familia, pelear entre medio, hablar muy fuerte y que todos opinen sobre todo y si algo tiene mucha pimienta o se pasó de curry o mantequilla. Nosotros nos juntamos casi todos los domingos, generalmente con la familia cercana, y ya los cercanos somos como 25 personas, entonces se cocina en grande. Casi siempre hacemos rellenos y eso tiene un proceso largo donde los que llegan primero, meten las manos en la mezclar de arroz y carne para rellenar. Hacemos fondos grandes de zapallos, berenjenas y pimentones. A veces papas, lo que haya de temporada. Ese es un típico domingo. Además de eso, las recetas familiares no están escritas y para mi hermana y para mí fue un deber hacer que se siguieran conociendo y eso es lo que hacemos a través de redes sociales y yo personalmente con mis talleres de comida árabe, para que si algún día nosotras dejamos de cocinarlas, dejamos hecha la posta hacia el futuro, así nunca se olvidan.

3. Cuéntanos más de tu blog y cómo se plasma tu identidad árabe-chilena en lo que cocinas.
Soy de profesión periodista y siempre he sido cocinera de corazón. No sabría si primero me gustó comer o cocinar, pero recuerdo que mi papá me dio a probar mi primera hojita de parra rellena cuando tenía meses.
Creo que todo partió en la fábrica de delantales de mis abuelos en Patronato. Los sábados y domingos eran una fiesta de primos, tíos, sobrinos y amigos en una gran mesa donde la comida nunca faltó. La influencia de mis abuelos (paternos y maternos) y la de mi mamá, me incentivó a cocinar y luego a crear un recetario online. Muchas recetas partieron basadas en el cuaderno/recetario de mi mamá y con el paso del tiempo han ido mutando; la mayoría tiene influencia oriental, aunque sea un lumami o una preparación muy simple con los restos que hay en el refrigerador, porque me parece que mis recetas cuentan una historia a través de las especies y aliños y ahí está un poco la esencia de nuestra comida. En el fondo, mi blog www.recetariodedul.comy mi Instagram sobre todo, están cargados de ideas y recetas clásicas, como el falafel o el hummus, con sus correctas formas de preparación.

4. ¿Cómo ha sido la recepción del público a los talleres de comida árabe que haces?
Increíble. Yo tenía la intuición de que en Chile había un gusto por la comida árabe, ya que Chile tiene la colonia más grande del mundo de Palestinos. Mi teoría es que todo el mundo tiene un amigo paisano.
Empecé a hacer los talleres de comida árabe el 2017 y fue un boom. Mucha gente se interesó en asistir. Este año comencé a hacerlos en Casa de Oficios, donde tengo un espacio más grande y puede ir más gente, y se han llenado. Las fechas las voy publicando en mis redes sociales. Hacemos un banquete en cada taller, nadie queda con hambre.

5. ¿Crees que los chilenos se interesan por la comida de otros países?
Veo que cada día hay más restoranes dedicados a comidas de otros países, me acuerdo de que hace 20-25 años solamente veíamos italianos, chinos y parrilladas y ahora tenemos colombianos, venezolanos, peruanos, indios, árabes, tailandeses, japoneses, etc. A mí me encanta, gozo conociendo sabores de otros lugares.
Creo que gracias a las redes sociales, donde inmigrantes o descendientes han cumplido un papel muy importante en diversificar y ser capaces de mostrar diferentes culturas, se ha podido llamar la atención de muchos. ¿Cuándo nos imaginamos que el hummus o las arepas iban a ser lo más visto o comido de Instagram?

6. ¿Cómo crees que evolucionará la cocina chilena con la inmigración actual en nuestro país?
Le veo un gran futuro, siempre que nos abramos a aceptar los nuevos sabores, sin mirarlos como raros de antemano. Me parece que parte de la misión de los cocineros inmigrantes o especializados en otras culturas, es partir educando. Enseñar desde dónde viene la materia prima, cómo se usa, por qué se cocina de tal forma y por qué ese es el aliño correcto. Hay mucha desinformación sobre preparaciones clásicas. Nuestra identidad mestiza lleva en el ADN la aceptación, lenta pero segura, de nuevos sabores y eso es lo lindo. Me imagino las arepas con pebre para el 18 de septiembre, eso debería ser lo mínimo.

Fuente: Cocina Migrante