OK

Actualidad / Noticias

Cristianos palestinos acusan de "traidor" al patriarca griego ortodoxo en protesta contra la venta de tierras

06/01/2018


Hoy manifestantes palestinos atacaron el convoy del patriarca griego ortodoxo de Jerusalén cuando llegaba a Belén para la misa de Navidad. Los cristianos palestinos se manifestaron en contra de la decisión de la iglesia de vender tierras a grupos judíos en medio de acusaciones de corrupción en el manejo de las tierras propiedad de la iglesia.

El patriarca Theophilos III ingresó a la ciudad en camino a la Iglesia de la Natividad de Belén bajo la fuerte protección de las fuerzas de seguridad palestinas después de que cientos de manifestantes trataron de mantenerlo alejado. Los manifestantes arrojaron piedras y botellas de agua contra el convoy y golpearon su auto gritándole "traidor", antes de que las fuerzas de seguridad palestinas los dispersaran.

El presidente palestino Mahmoud Abbas llegó a Belén y se espera que asista a la misa que tendrá lugar justo antes de la medianoche. Sin embargo, Abbas no participará en la tradicional cena con el patriarca, según las demandas de muchos miembros de la comunidad cristiana de boicotear las actividades del mismo.

"Lo que sucedió hoy es un mensaje a la Autoridad Palestina y a Jordania de que no permitiremos que este traidor permanezca en la Iglesia", dijo Elyeef Sayegh, uno de los manifestantes.

Al-Maydan TV informó que Israel amenaza con intervenir y proporcionar protección al patriarca para su llegada a Belén. Al final, las fuerzas de seguridad palestinas trajeron al patriarca en un vehículo sin distintivos en lugar del habitual convoy honorario en el que llega.

La iglesia ortodoxa griega es uno de los mayores terratenientes privados en Tierra Santa y en los últimos años ha provocado controversia entre israelíes y palestinos al tratar de vender activos a inversores privados.

Los medios israelíes informaron que los controvertidos acuerdos incluyen propiedades en Jerusalén Este y Oeste, así como en las ciudades portuarias de Cesarea y Jaffa, identificando a algunos inversores israelíes como posibles compradores.

Funcionarios de la iglesia han dicho que necesitan vender tierras para pagar la deuda acumulada a lo largo de los años. Hasta ahora, la iglesia ha estado arrendando la tierra a residentes con contratos a largo plazo.

Los miembros de la comunidad griega ortodoxa en Israel y Palestina dicen que la tierra de la iglesia no debe venderse y que debe usarse para el bien de la comunidad.

Entre las propiedades que han suscitado controversia se encuentran tres grandes edificios en la zona de la Puerta de Jaffa de Jerusalén, que han sido vendidas a Ateret Cohanim a través de una empresa fantasma registrada en el extranjero. Este trato se hizo durante el mandato del patriarca anterior, Irenaios, quien fue removido de su puesto debido a la controversia. Según los manifestantes, el patriarca actual no ha hecho lo suficiente para cancelar el trato. Una solicitud del patriarca para que se termine el trato está pendiente en la Corte Suprema.

Los palestinos se oponen a la venta de tierras a grupos israelíes y lo consideran un acto de traición, razón por la que se congregaron manifestantes cristianos de Belén, Nazaret y otras ciudades del territorio ocupado.

Fuente: Haaretz
Traducido por Federación Palestina de Chile