Los organismos palestinos presentan un informe sobre el apartheid israelí al Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Un grupo de organizaciones palestinas e internacionales de la sociedad civil han enviado una presentación conjunta sobre el apartheid israelí al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNHRC).

Según el comunicado de prensa emitido por el Centro Palestino de Derechos Humanos (PCHR) con sede en la Franja de Gaza, los 13 grupos de derechos humanos presentaron un escrito antes de la próxima sesión del CDH, que comienza el 24 de febrero.

“Presentando el informe bajo el tema 9 de la agenda del Consejo, sobre el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia”, PCHR declaró, agregando que “las organizaciones comprobaron la creación y el mantenimiento por parte de Israel de un régimen de apartheid de opresión racial sistemática y de dominación sobre el pueblo palestino en su conjunto”.


Los grupos también se refirieron a los peligros inherentes al plan de la administración Trump, haciéndose eco de la advertencia del Relator Especial de las Naciones Unidas Michael Lynk de que el plan “no es una receta para una paz justa y duradera, sino que respalda la creación de un Bantustán del siglo XXI en el Oriente Medio”.

A pesar de ello, continuó la declaración de la PCHR, “varios terceros Estados han acogido con satisfacción el plan anunciado por la administración de los Estados Unidos, desafiando gravemente el orden internacional basado en normas y sus propias obligaciones de no reconocer como lícitas las situaciones resultantes de violaciones de normas imperativas del derecho internacional, y de cooperar para poner fin a dichas violaciones”.

Los grupos han pedido al Consejo de Derechos Humanos y a los Estados Miembros de la ONU que “reconozcan las leyes, políticas y prácticas israelíes que consagran un régimen institucionalizado de dominación y opresión racial sistemática sobre el pueblo palestino en su conjunto, como equivalente al apartheid”.

Instan además a los estados miembros a “abstenerse en sus relaciones internacionales de prestar ayuda o asistencia en el mantenimiento del régimen de apartheid de Israel sobre el pueblo palestino, incluso oponiéndose al plan de EE.UU. de seguir afianzando la fragmentación del pueblo palestino”.

Otra exigencia de las organizaciones es que la comunidad internacional persiga “la rendición de cuentas por las violaciones generalizadas y sistemáticas de los derechos humanos cometidas contra el pueblo palestino, incluido el crimen de apartheid, activando mecanismos de jurisdicción universal para juzgar a los presuntos autores en sus propias jurisdicciones y apoyando la investigación de la situación en Palestina por parte de la Corte Penal Internacional (CPI)”.

Fuente: Monitor de Oriente