Israel prohíbe viajar a funcionario de Amnistía Internacional “por razones de seguridad”

Amnistía Internacional ha solicitado al Tribunal de Distrito de Jerusalén Ocupado, que levante la prohibición de viajar impuesta por las autoridades israelíes a Laith Abu Zeyad, miembro del personal de la organización.

Laith Abu Zeyad, palestino residente en el territorio ocupado de Cisjordania, está sometido desde octubre de 2019 a una prohibición de viajar al extranjero impuesta por las autoridades israelíes por “razones de seguridad” no reveladas. Los intentos que Amnistía Internacional había realizado hasta ahora por medios administrativos para conseguir que se anule la prohibición han sido en vano.

“La idea de que Laith Abu Zeyad supone una amenaza para la seguridad es vergonzosa y absurda. No conoce los detalles de las denuncias formuladas contra él, así que no tiene ninguna posibilidad significativa de impugnarlas. Lo más probable es que las autoridades israelíes estén respondiendo así a las críticas que Laith ha vertido contra ellas por su nefasto historial en materia de derechos humanos y hayan formulado denuncias infundadas con el fin de desacreditarlo. No podemos tolerarlo”, señaló Saleh Higazi, subdirector de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.Agrega Higazi que “esta restricción impuesta arbitrariamente impide a Laith hacer su trabajo y ha tenido también devastadores consecuencias personales. En diciembre del año lado se prohibió a Laith ir a visitar a su madre, que padecía cáncer, por lo que no tuvo la oportunidad de verla antes de su muerte. La petición que hemos elevado al Tribunal es un intento más de conseguir que se ponga fin ya a esta injusticia.”

“Vivimos momentos de gran incertidumbre en todo el mundo. Pero, para la población palestina de la Cisjordania ocupada, las medidas impuestas para contener el coronavirus se ven agravadas por las restricciones arbitrarias, crueles e innecesarias que afectan ya a cada aspecto de su vida cotidiana”, afirmó Saleh Higazi.

Es por eso que “solicitamos al Tribunal que levante la prohibición punitiva de viajar impuesta a Laith Abu Zeyad e instamos a las autoridades israelíes a que pongan fin a los abusos contra defensores y defensoras palestinos de los derechos humanos”.

Esta no es la primera vez que el estado de Ocupación no le permite a Laith Abu Zeyad, circular libremente, ya en septiembre de 2019, se le prohibió acompañar a su madre al hospital para realizar las sesiones de quimioterapia por el cáncer que sufría.

A continuación parte del relato de Abu Zeyad:

“El 5 de septiembre recibí la trágica noticia de que habían diagnosticado de cáncer a mi madre. Además de tratar de asimilar la noticia, como palestino residente en Cisjordania también tenía que preocuparme de algo más: la ocupación de Israel y su control brutal de todos los aspectos de nuestra vida cotidiana”, cuenta.

Es por eso que “solicité un permiso de viaje de las fuerzas armadas israelíes para acompañarla a sus citas médicas en el hospital, en Jerusalén Oriental, donde iba a recibir tratamiento de quimioterapia. Israel impone desde hace décadas un sistema de permisos que restringe todos los movimientos de la población palestina, que tiene que solicitar una autorización especial para entrar en Israel y en la Jerusalén Oriental ocupada cualquiera que sea el motivo: trabajo, atención médica, visitas familiares y desplazamientos a lugares de culto o de interés cultural y yacimientos arqueológicos”.

Fuente: Amnistía Internacional