Carta respuesta al director de El Libero respecto a artículo que culpa a los dirigentes palestinos de rechazar propuesta de Trump

Hoy a través de una carta enviada por el miembro de la Comunidad Palestina de Chile, Manuel Hasbún, responde al columnista Carlos Alberto Montaner que a través de la columna “La Estupidez y Palestina”, afirmó que “los dirigentes palestinos inmediatamente destrozaron el plan de paz presentado por Donald Trump. Ha sido otra estupidez de los dirigentes palestinos. Culpo a los jefes porque sospecho que los palestinos de a pie hubieran preferido que lo aceptaran para encarar la vida con cierto optimismo”.

Señor Director:

En el artículo así titulado, (“La Estupidez y Palestina”) Carlos Alberto Montaner culpa a la dirigencia palestina por rechazar la propuesta de Trump. Su escrito cumple con todo lo que se espera de quien aboga por el sionismo: desinformación y difamación del pueblo palestino. Como de costumbre, se pretende culpar a la víctima por su situación.

Basta analizar la propuesta, que contempla la anexión definitiva por parte de Israel de los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado en 1967, para percibir que ella viola groseramente el Derecho Internacional, el cual califica como crimen de guerra dichos asentamientos, al tiempo que éstos también violan el artículo 49 de la Convención de Ginebra (1949). Asimismo, se habla del rechazo a las propuestas de otros presidentes norteamericanos.

La razón: ninguna de ellas contemplaba un genuino Estado, ya que a la discontinuidad territorial de varios enclaves dispersos separados por zonas israelíes, sumaba la desmilitarización, fronteras controladas por Israel, la negativa a Jerusalén Este como capital y el desconocimiento del derecho inalienable de retorno de los millones de refugiados a la tierra que les pertenece. ¿Es irracional su rechazo?

En cuanto a difamación, se califica de estúpidos a los dirigentes palestinos; de terroristas, a las fuerzas de resistencia de Hamas y se cita, a título de nada, a Auschwitz, de manera de asociar subliminalmente la legítima resistencia a la ocupación israelí, con la Alemania nazi y con lo que él llama “la estupidez antijudía”.

Ello, con el indisimulado propósito de deslegitimar las justas reivindicaciones palestinas y  confirmar  el supuesto odio de los palestinos hacia los judíos, al citar a Golda Meir.

Pero se llega al paroxismo de la desinformación, cuando se culpa a los dirigentes palestinos de querer crear un Estado étnicamente uniforme, intención que ellos jamás han expresado.

¡Pero sí es precisamente Israel el que lo hace! Se olvida que la ley del “Estado nacional del pueblo judío” promulgada en julio de 2018, consagra el sistema de apartheid y etnocracia ya existente desde 1948 y reafirma que “el derecho a ejercer la autodeterminación nacional de Israel es exclusivo del pueblo judío”. Por eso, cuando Montaner afirma que “no hay nada más peligroso que los Estados étnicamente uniformes”, le encuentro toda la  razón.

Además, el autor destaca que un 20% de la población de Israel es árabe: se ignora que ellos son ciudadanos de segunda clase (“Estado étnicamente uniforme”), discriminados por más de 65 leyes racistas y que sólo se les tolera, ya que el costo-beneficio de expulsarlos resultaría contraproducente; aunque con la nueva ley ya se podría realizar “legalmente” la expulsión.

Por último, cabe explicar por qué los palestinos no han emigrado, pese a casi 75 años de limpieza étnica, masacres, demoliciones de casas, apartheid e injusticias varias: porque son y se saben los legítimos dueños de esa tierra y jamás renunciarán al derecho al retorno. Si no fueran sus dueños, haría ya mucho tiempo que habrían emigrado. Puede que el señor Montaner no lo comprenda, pero si hay algo que caracteriza al pueblo palestino es su dignidad, la misma que sus dirigentes esgrimieron para rechazar los 50 mil millones de dólares con que Donald Trump pretendió comprarla.

Por: Manuel Hasbun

Fuente: El Libero