Benjamin Netanyahu retiró su solicitud de inmunidad por los cargos que pesan en su contra

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo que no permitirá que sus rivales políticos utilicen el proceso por corrupción en su contra “para interferir en el paso histórico” que liderará, en referencia al plan de paz para Medio Oriente que presentó junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Dejar el camino libre para la paz”. Ese sería el motivo por el cual el Benjamín Netanyahu, pidió que se retire la inmunidad que había solicitado al Parlamento israelí, con el que pretendía evitar el juicio por cargos de corrupción en su contra. 

“Notifiqué al portavoz de la Kneset que retiro mi solicitud de inmunidad”, informó Netanyahu desde Washington a través de su cuenta de Facebook. 

La decisión llega horas antes de que el legislativo conformara un Comité especial que estaría encargado de evaluar la controvertida petición de inmunidad, para después llevarla al pleno de la Cámara, donde Netanyahu no tiene mayoría.

Netanyahu describió el debate en torno a su inmunidad como un “circo” y de “juego sucio” en el Parlamento, y enfatizó la importancia de centrarse en las conversaciones en Washington para garantizar la seguridad de los israelíes “durante generaciones”.

¿Qué viene ahora para Benjamin Netanyahu? 

El fiscal general del Estado, Avijai Mandelblit, podrá presentar formalmente la acusación ante la corte de Jerusalén Ocupada, dando lugar a los procedimientos legales, que podrían tomar varios años. 

El jefe de Gobierno en funciones no podrá volver a solicitar la protección parlamentaria y deberá someterse a juicio por cargos de cohecho, fraude y abuso de confianza en tres casos separados de corrupción.

Sin embargo, el procesamiento de Netanyahu no le inhabilita para participar en los comicios del próximo 2 de marzo, pero el Tribunal Supremo se tendrá que pronunciar sobre si puede recibir el mandato para formar Gobierno tras las elecciones.

En tanto, su principal rival político, el líder centrista Beny Gantz, que también se reunió con Trump en la Casa Blanca para abordar el plan de paz, dijo que “nadie puede conducir un Estado y al mismo tiempo enfrentar tres serios casos criminales”.

Fuente: France 24